Rubén Arias Nallar y Virginia Solorzano, jueces de la Sala III del Tribunal de Impugnación, rechazaron un recurso de casación interpuesto por la defensa de P.E.P. y confirmaron la sentencia de la Sala IV. El imputado deberá cumplir 14 años de prisión efectiva por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con corrupción de menores agravados por el vínculo y por la guarda en forma continuada, abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal con corrupción de menores agravados por el vínculo y por la guarda. Ocurrió en La Merced, cuando abusó de sus cuatro nietas menores.
Para decidir de esta manera, los jueces de alzada tuvieron por ciertos los relatos vertidos en tres oportunidades por las víctimas, haciendo especial referencia a que las versiones resultan coincidentes entre sí e irrebatibles. Destacaron también que el Tribunal de origen hizo un correcto análisis de los testimonios, basado en la sana crítica racional y tomando en cuenta la inmadurez de las menores, y el modo en que las mismas percibieron los ataques.
Con relación al monto de la pena, el Tribunal de Impugnación tuvo por acertada la impuesta por los jueces de juicio, en cuanto se tuvo en cuenta para determinarla el agravante de la situación de vulnerabilidad de las menores víctimas y la condición de primario del causante, además de su avanzada edad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora