Raúl Castro aprovechó su primera visita oficial a México como jefe de Estado para ponerle fecha de finalización a su mandato al frente del gobierno cubano.
Llamativamente, y en el marco de un almuerzo al que lo invitó el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en una famosa quinta de Mérida, el cubano afirmó: 'El 24 de febrero de 2018 concluyo y me retiraré'.
'No voy a llegar a tatarabuelo (...) porque se van a aburrir los cubanos de mí', dijo Castro durante la calurosa tarde que compartió con su par mexicano, en una declaración que podría aludir a su hermano Fidel, que sólo dejó el poder después de casi medio siglo al frente del gobierno de la isla.
Durante la comida, Castro habló de sus cuatro hijos, nueve nietos y el bisnieto que tendrá a inicios de diciembre, así como de su deseo de regresar a Mérida después de dejar el poder.
Esta es la primera visita de Estado de Raúl Castro a México desde que asumió la presidencia en 2006.
Como presidente de Cuba, Fidel Castro había ido México para asistir a varias reuniones multilaterales y a las tomas de posesión, pero nunca hizo una visita de Estado.
Peña Nieto decidió en 2013 recomponer la distante relación con la isla mediante la firma de ocho acuerdos bilaterales y la condonación del 70% de una añeja deuda de 487 millones de dólares que había causado fricciones.
En mayo de 2014, decenas de empresarios mexicanos en representación de 48 empresas participaron en una misión empresarial a Cuba, y México abrió también una oficina de la promotora comercial Pro-México en La Habana.
México y Cuba llegaron casi a la ruptura en 2002, cuando el entonces presidente Vicente Fox le pidió en una llamada telefónica a Fidel Castro que se retirara anticipadamente de una cumbre de la ONU sobre pobreza en Monterrey para evitar un encuentro con George W. Bush, presidente de Estados Unidos en aquel momento.
'Comes y te vas', dijo Fox, quien en 2004 retiró a su embajadora de La Habana y expulsó al representante diplomático de Cuba en Ciudad de México.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora