"El mundo laico imaginado por el iluminismo, donde el desarrollo tecnológico y el progreso iban a reemplazar a Dios, es una ilusión. El hombre tiene sed de Dios". El rector del Profesorado de Ciencias Sagradas Monseñor Roberto José Tavella, el sacerdote Raúl Méndez, analiza en esta entrevista el fenómeno contemporáneo, cuando la religión se hace presente a través de fenómenos trágicos, como el terrorismo; acontecimientos históricos, como el encuentro del papa Francisco en La Habana con el patriarca Kiril, de Moscú, y el florecimiento de cultos evangélicos de sello popular.
El Instituto Tavella, creado por monseñor Moisés Julio Blanchoud en 1991, cumple este año 25 años y trata de dar una respuesta a esa "sed de Dios".
El egresado recibe el título de docente con validez nacional para la enseñanza religiosa en todos los niveles (educación inicial, EGB y Polimodal). Los egresados están en condiciones de seguir estudios superiores de licenciatura y doctorado. El programa abarca la Teología católica y las de otras religiones, monoteístas o no. Entre los alumnos se admite a creyentes de otros credos. El sistema dispone de un amplio margen para rendir en condición de libre. Asimismo, otorga la posibilidad de cursar materias o módulos individuales del sistema cátedra abierta.
"No se considera solo la posibilidad de atender a los creyentes, sino también a aquellos que tuvieran real interés por la cultura, el desarrollo del hombre y de los pueblos", explica el doctor Raúl Méndez, al destacar que el instituto organiza constantemente cursos y seminarios abiertos para el análisis de la realidad política, social e internacional.
Hablar de teología hoy remite a la política. Hay un retorno de la religión, en distintas formas, al espacio público. Lamentablemente, el terrorismo desvirtúa la imagen de una fe pacífica, como es la del Islam. ¿Cómo vive este fenómeno la comunidad educativa del instituto?
- Muchas veces no se admite, o no se tiene presente, que atrás de las grandes concepciones políticas, hay una teología. Hay una teología como hay una filosofía. El terrorismo islámico es otra cosa. Es la utilización de una teología para un uso político. La realidad es que lo que se buscan son referencias y fundamentos teológicos para cimentar un proyecto político. Pero si se estudia a fondo, el Islam no es necesariamente violento; por el contrario, contiene un mensaje de paz. Claro que quien las busque puede encontrar algunas ideas o expresiones en su tradición que admitan una predisposición a la violencia. También pasa con la tradición cristiana.

Pero hoy no se ven movimientos terroristas cristianos comparables a los que invocan al Islam.

En la Sagrada Escritura y en el Nuevo Testamento hay elementos que funcionan como antídotos para la interpretación violenta. Pero insisto, el Islam contiene un mensaje de paz.
El papa Francisco se reunió con el patriarca Kiril, de Rusia; antes hubo francos acercamientos con los anglicanos, se levantó la excomunión a los lefebvristas y el Pontífice viajará a Suecia para conmemorar a Martín Lutero... ¿Hay un objetivo estratégico de reunir a los cristianos?
Es una meta planteada desde el Concilio Vaticano II. Es el ecumenismo. Se trata de un trabajo lento, delicado y cuyos frutos se ven a largo plazo. El encuentro con el patriarca ruso comenzó a gestionarse hace veinte años, cuando el papa era Juan Pablo II. Son esfuerzos institucionales, que van más allá de cada papa o de cada patriarca. En este caso contribuyó el hecho de que el papa Francisco no sea europeo. Hay factores que no son religiosos, sino históricos y políticos, que innecesariamente se interponen, pero están ahí. Al patriarca Kiril le hubiera costado encontrarse con Francisco en una ciudad europea, porque consideran que Moscú está a la altura de cualquier sede de Europa. Así surgió la posibilidad de un encuentro en La Habana, entre los dos líderes religiosos y con Raúl Castro como anfitrión. Fue un encuentro triplemente histórico.

El renacimiento de lo religioso en la cultura del siglo XXI llega impregnado de política y violencia, pero la fe está presente y mucha gente cree en Dios...
El peor escenario es la negación del espacio público a la religión, y ese es el reproche más fuerte del islamismo activo, que denuncia que Occidente se ha vuelto ateo. Para ellos es fundamental la primacía de Dios, y nos ven como enemigos de Dios.
¿Qué diferencia hay entre Dios, Alá y Yaveh?
Es el mismo. Por eso es inconcebible que la religión pueda engendrar odio. Si creo en Dios, cada hombre es mi hermano. Si creo en Dios creador, en Dios trascendente, creo en un Dios de todos y no en una divinidad particular, local. El Creador lo es de todos los seres humanos; nada me da derecho a eliminarlo, y menos en nombre de Dios. La condición de "extranjero" puede pesar en los cultos arcaicos con divinidades locales, pero es incompatible con la fe en un Dios trascendente. Se equivocan quienes piensan que hay que eliminar la referencia religiosa para construir la paz. Al contrario, ese vínculo, el más profundo, que nos religa con Dios, es el mismo para el otro, lo compartimos.
En México, el Papa Francisco pidió perdón por los atropellos que sufrieron los pueblos indígenas durante la conquista española. ¿Hubo una culpa?
Hubo atropellos. Es importante destacar que, apenas iniciada la conquista, varios religiosos, entre ellos, Bartolomé de las Casas, advirtieron que estas tierras estaban pobladas por personas, que formaban reinos y que no correspondía una relación de dominio, sino de Estado a Estado. Que lo que correspondía eran relaciones diplomáticas. El Papa pide perdón porque han sido cristianos quienes hicieron los atropellos; no fue un diseño institucional, pero son acciones deplorables de miembros de la Iglesia.
Hay debate por la aparente distancia entre el Papa y el presidente Macri. ¿No hay empatía?
Hay cuestiones que dependen del vínculo entre las personas. Otras que son institucionales. Las relaciones entre la Santa Sede y el Estado argentino han sido siempre buenas, y seguirán siéndolo.
¿Cuáles son las fortalezas de la Iglesia en América latina?
Que el cristianismo está en las raíces de Latinoamérica. Nunca nos sentimos extranjeros en ella, por más kilómetros que recorramos. Además, el dinamismo y la plasticidad de la Iglesia le dan una enorme capacidad de adaptación. La noción de pueblo que permea a América Latina es de origen bíblico y se ha vuelto sociológica y política.
¿Hay preocupación por los cultos evangélicos emergentes?

En las últimas décadas han crecido las iglesia evangélicas de poca institucionalidad, que no responden a las iglesias tradicionales, sino que surgen de iniciativas particulares. Son la expresión de una necesidad religiosa que la Iglesia Católica no ha atendido y satisfecho. Muchos de sus creyentes son de origen católico. Lo importante es que esa búsqueda genuina de Dios tenga una respuesta, justamente, en la palabra de Dios. Es una señal.
Hace unas décadas hubiera sido inimaginable semejante protagonismo de la religiosidad en el siglo XXI...
El mundo laico imaginado por el iluminismo, donde el desarrollo y el progreso reemplazarían a Dios, es una ilusión. El hombre tiene sed de Dios.
"Señor, nos creaste para ti y nuestro corazón anda inquieto hasta que no descanse en Ti" dijo San Agustín, y sigue siendo plenamente válido.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


avalos lerma
avalos lerma · Hace 8 meses

las sagradas escrituras son para todos porque no enseñan los curas a los fieles , para saber la verdad sobre Dios!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Se está leyendo ahora