Cuando hablamos del clima, siempre nos referimos a lo cálido o frío del día, a los chaparrones, al granizo. Sin embargo, muy pocas veces nos referimos a las posibles caídas de rayos. Pero, según nos aclara el climatólogo Ignacio Nievas, la inestabilidad climática que aumentó en estos últimos años, abona su posible aparición.
De hecho, se vienen dando casos donde la caída de rayos muestran sus consecuencias. El domingo 1 de enero, en La Silleta, a la vecina Cristina M. Carrizo un rayo que se coló por la antena de wifi le voló la mitad del techo de la casa.
En noviembre pasado, dos rayos iniciaron incendios en refinerías de Campo Durán. Y en enero de 2016, un rayo repentino se llevó la vida de un vecino de 25 años del barrio 9 de Julio.
Los datos se extienden hacia todo el NOA que, según la Tercera Comunicación sobre Cambio Climático, del Ministerio de Ambiente de la Nación, publicada en 2015, será la zona del país más afectada. "La temperatura se va a intensificar de una manera importante y una de las regiones que más se calienta es la del noroeste argentino, que ya tiene temperaturas elevadas en el verano, pero la magnitud del cambio está proyectado que sea una de las más importantes del planeta", explicó en su momento Carolina Vera de la UBA.
Por su parte Nievas dice que "se observa ahora que el aire está muy inestable, está muy cálido, eso no es novedad. Pero también está bastante húmedo; condiciones que lo hacen también inestable. Cuando se dice "inestable'', se refiere a que el aire es un aire liviano por lo cálido. Entonces cualquier proceso meteorológico, alguna perturbación como en estos días en que se genera un área de baja presión en el área chaqueña, el aire asciende, se enfría. Otras veces a la noche cuando viene un aire que enfrió la ladera de los cerros, se mete por debajo del aire cálido y lo obliga a ascender. Cuando el aire sale de su posición de equilibrio, empiezan a formarse nubes cúmulo nimbus. Son nubes generadoras de rayos. En nuestra zona las condiciones cálido-
húmedo vienen desde Navidad, con descensos repentinos que duran un par de días. Y vuelve la humedad. Esto provoca que el aire esté inestable, y cuando es sacado de posición de equilibrio, ya sabemos lo que pasa".
¿Cómo prevenir?
Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), cuando se produce una tormenta eléctrica debemos evitar salir de casa, autos o refugios. Si nos quedamos dentro de casa, hay que mantenerse lejos de las ventanas y puertas abiertas, chimeneas, estufas, piletas de lavar y tuberías.
Evitemos teléfonos o artefactos que estén enchufados y hay que alejarse de instrumentos metálicos y estructuras de acero. Además, los especialistas recomiendan salir de las piletas y evitar los lugares altos, en los domicilios, las terrazas, y al aire libre, las sierras y las colinas. Los que estén desprotegidos al aire libre deben buscar refugio en una cueva o una zanja y mantenerse agachado, lejos de objetos altos como árboles, galpones o silos. Y si es alcanzado por un rayo, aconsejan "tirarse al piso de inmediato".
Prevengámonos, que el cambio climático ya sucedió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia