Algunos fumadores ya se habían sorprendido el sábado pasado cuando en varios quioscos los paquetes de 20 cigarrillos se vendían hasta a $43. "Se viene un aumento y tengo que cobrar más caro para reponer los atados de puchos", se justificaba un comerciante ante un cliente en un barrio de la zona norte de la capital salteña.
El incremento de precios, finalmente, se oficializó con un decreto publicado ayer en el Boletín Oficial de la Nación, en el que se establece una suba del 60 al 75% para de la alícuota del impuesto interno para los cigarrillos. Esto derivó en un aumento en el producto de hasta un 60%.
La medida provocó reacciones contrapuestas. Mientras que la Cámara de la Industria del Tabaco, que agrupa a las fábricas de cigarrillos, rechaza la suba porque, según sostuvo, bajarán las ventas y el nivel de actividad en las provincias productoras, desde la Cámara del Tabaco de Salta aseguraron que el impuestazo no afectará a los productores sino todo lo contrario.
"Se van a generar mayores recursos para el Fondo Especial del Tabaco (FET), que llega a los productores", afirmó a El Tribuno José Aranda, secretario de la Cámara del Tabaco.
De acuerdo a las primeras estimaciones, la modificación del impuesto interno para los cigarrillos significará un aumento del 23% en el FET.
La Administración del Fondo Especial del Tabaco de Salta recibió el año pasado por esas cargas tributarias $653.922.559, según los registros del Ministerio de Agroindustria de la Nación. En lo que va del 2016, en tanto, se giraron $210.124.222. Los recursos están destinados para diferentes programas para productores y trabajadores tabacaleros.
Las siete provincias productoras de tabaco (Catamarca, Chaco, Corrientes, Jujuy, Misiones, Tucumán y Salta) exportan el 85% de las cosechas al exterior. El volumen de venta que queda en el mercado interno explica la poca preocupación del sector tabacalero de Salta en el aumento del impuesto.

Más tributos

En lo que sí estaban preocupados los productores locales fue en la posibilidad que barajaba el Gobierno nacional de no mantener la alícuota reducida de 7% para el impuesto adicional de emergencia sobre el precio final de venta de cigarrillos, que impacta en el Fondo Especial del Tabaco.
Ayer, la Nación publicó otro decreto que disipa esos miedos y prorroga hasta fin de año el 7% de pago en el impuesto adicional de emergencia, que originalmente fue establecido con una alícuota del 21%.

Afectará el volumen de ventas

Ante el aumento de los impuestos internos para los cigarrillos, que derivaron en una suba del 60% en el precio del producto, la Cámara de la Industria del Tabaco (CIT) emitió un comunicado en el que sostiene que la medida “tendrá un impacto negativo sobre la inflación, el nivel de actividad en las provincias productoras y en toda la cadena de valor de la economía regional”.
Se advierte que “el aumento de la carga tributaria en los cigarrillos provocará en forma inmediata la contracción en el volumen de producción y comercialización de cigarrillos legales, que pasaría a alimentar el comercio ilegal, con severos perjuicios fiscales y de calidad, además de amenazar el empleo y la sustentabilidad de las operaciones industriales y comerciales”.
En el comunicado, la cámara sectorial dio a conocer que, en 2015, el sector aportó al fisco cerca de $30.000 millones, con los cinco impuestos que gravan el precio final del cigarrillo.
A todo esto, desde la empresa Massalin Particulares sostienen que el impuestazo “genera incertidumbre en las industrias”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


CONDE SALTA
CONDE SALTA · Hace 6 meses

TARI FASOOOO

anonimo ...
anonimo ... · Hace 6 meses

el mercado global mas grande de asesinato/suicidio a largo plazo...


Se está leyendo ahora