El Gobierno nacional anunció una batería de medidas para micro, pequeñas y medianas empresas; algunas, largamente reclamadas por el sector. Estas políticas tienen un costo fiscal de 8.000 millones de pesos. Menos presión impositiva y costo administrativo y más oferta de financiación, tanto bancaria como del mercado de capitales. Los anuncios hechos por el Gobierno para muchas empresas, son beneficiosos y, para otras, muy beneficiosos.
Estamos en el verdadero comienzo de una reforma tributaria, no única y global, sino para un determinado sector, lo que ya es bienvenido. Si bien son todas medidas que afectan la recaudación e impiden que baje el déficit fiscal, ayudarán a la reactivación.
Primero, la empresa debe saber si califica como pequeña y mediana. La Secretaría de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa de la Nación publicó la resolución 11/2016.
La norma clasifica a las pymes por sector (agropecuario, industria y minería, comercio, servicios y construcción) y nivel de facturación como micro, pequeña y mediana empresa, en este último caso en dos tramos. Esta categorización no incluye a sectores como intermediación financiera, seguros o empresas o personas que toman personal doméstico, como tampoco a la pyme controlada por una gran empresa.
Es bueno aclarar que hay beneficios de efecto casi inmediato y otros que se producirán cuando el legislador sancione el proyecto de ley. Pero, si el Congreso es tan ágil como lo ha sido con el proyecto de ley antidespido y si está la voluntad política, en pocas semanas puede ser sancionado.
Hay tres tipos de beneficios: financieros, económicos y fiscales.

Beneficios financieros

El primer grupo incluye el mayor crédito productivo. También el diferimiento de pagar el IVA de 30 a 90 días; cuando nació el IVA en 1975 se abonaba a más de la mitad del mes subsiguiente a las ventas, después, se redujo a 15 días. La presentación de declaraciones juradas sigue siendo mensual. Esta ampliación en el plazo de la liquidación del IVA generará 5.000 millones de pesos para las pymes. También es un incentivo financiero permitir a las pymes exportadoras alargar a 365 días el plazo para liquidar sus ventas al exterior. Se aplica a las empresas cuyas exportaciones durante el año pasado fueron de hasta 2 millones de dólares FOB. Esto permite vender a mercados del mundo que pagan o financian a esos plazos. Hasta ahora, algunas operaciones debían ser liquidadas en 40 días y las empresas perdían, no solo planes de financiación a un año sino también la venta a muchos países. Es el caso, por ejemplo, de las pymes fabricantes de tecnología médica que no podían vender a Cuba porque este país paga a un año de la entrega.

Beneficios económicos

En este aspecto, es novedoso que se permita deducir 8 % de la inversión que realiza una pequeña empresa de Ganancias, con un tope del 2 % de las ventas, lo que tendría una duración de junio de 2016 a fines de 2018.
Estas deducciones, que antes eran para bienes nuevos, excepto automóviles, ahora incluirá a bienes nuevos y usados para la inversión en obras e instalaciones. Esto está ligado a sectores que generan mano de obra, como la construcción. Además, el IVA que se paga en una inversión generará un crédito fiscal que se podrá aplicar contra otras obligaciones.

Beneficios fiscales

Se incluye, la elevación de los umbrales de retenciones de IVA y Ganancias, lo que significa un alivio en la administración de las empresas. Hoy, muchas pymes tienen retenciones y percepciones mayores al saldo técnico, lo que genera montos a favor que son difíciles de absorber; en este caso, las empresas pueden pedir un certificado de exclusión. Desde junio, el 70 % de las pymes recibirá en forma automática un certificado de no retención del IVA. Asimismo, se elevan los montos a partir de los cuales una empresa estará sujeta a retención de IVA y Ganancias, los cuales no se actualizaban desde 2000. En materia de retenciones de Ganancias (RG 830) el piso aumentará 400 %; en la retención del IVA, el incremento del mínimo sujeto a retención y del importe a retener será de 135 %, lo que beneficiará a 850.000 pymes.
En tanto, el proyecto que va al Congreso permite más compensación al crédito y débito bancario para las micro y pequeñas empresas, no para las medianas. Así, la pyme no tienen aliciente para no bancarizar sus operaciones.
Por último, cumpliendo una aspiración de las pymes, el proyecto de ley elimina la Ganancia Mínima Presunta, que en épocas de crisis es muy gravoso porque, si bien es un pago a cuenta de Ganancias, si una empresa no paga el impuesto a la renta, lo mismo tiene que pagar Mínima Presunta.
En cuanto a la posibilidad de que una pyme se financie en el mercado de capitales, la Comisión Nacional de Valores (CNV) tiene otra categorización de pyme, con lo que las empresas pueden, rápida y ágilmente, ser autorizadas para obtener dinero de los particulares, sin pasar por los bancos. Establece medidas que facilitan el desarrollo de financiamiento a través de obligaciones negociables (ON), del mercado de capitales y de sociedad de garantías recíprocas (SGR). Por ejemplo, incorpora a las sociedades de responsabilidad limitada (SRL) a la emisión de ON.
El Programa Fondo de Garantía para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Fogapyme) otorga garantías en de las SGR y tiene alcance nacional. La propuesta incluye ampliar este programa a entidades no financieras y a instrumentos emitidos bajo régimen de oferta pública. Además, elimina el tope del 25 % para garantías directas. Amplía la posibilidad de aplicar cupo de tasas bonificadas a entidades no financieras y a las pymes que emitan instrumentos de financiación (ON, por ejemplo) bajo el régimen de oferta pública. Las medidas que se implementan desde el mes próximo incluyen una mejora en la financiación pyme. El Banco Central autoriza al sistema financiero a ampliar la Línea de Inversión Productiva del 14 al 16 % de los activos de los bancos. Los préstamos son a una tasa de 22 %. Esta línea se renueva por seis meses. Para esta línea productiva está previsto un stock de 137.000 millones de pesos. Además, permite ingresar a bancos que hasta ahora no participaban del sistema. El Bice creará la línea "Mi primer Crédito" para todas las pymes que nunca accedieron al financiamiento. Es para incorporar al sistema financiero a las micro y pequeñas empresas. Incluye asesoramiento y programas de educación financiera y fondos de garantías parciales. La línea financiera del Bice tiene fondos para préstamos por 7.000 millones de pesos.
En síntesis: los anuncios son beneficiosos para muchas empresas y para otras, muy beneficiosos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora