El negocio de los futuros de dólar, que la administración de Alejandro Vanoli usó para mantener las expectativas de un tipo de cambio casi fijo, se transformó en una bomba para la nueva administración del Banco Central (BCRA), y le abrió un frente de conflicto con el sistema financiero, el mismo con el que Economía negocia para hacerse de dólares en los próximos días para poder levantar el cepo cambiario.
Esta mañana, el nuevo presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, se reunió primero con los representantes del Mercado Abierto Electrónico (MAE), el mercado en el que operan mayoritariamente los bancos, para comunicarle su plan para desentrañar el negocio de futuros, que ante una inminente devaluación podría costarle al BCRA hasta $ 70.000 millones.
La idea del Central es trazar una línea en el tiempo. A partir de determinada fecha, revisar cada contrato por considerar que tienen un vicio de origen. El BCRA de Vanoli se ofrecía por caso a entregar un tipo de cambio de $ 10 en enero, cuando en el exterior, ese mismo contrato se operaba a más de 15 pesos. En función de una tablita, el BCRA pediría en cada caso que quienes compraron futuros de dólar reconozcan la diferencia (ej. en enero, los 4 pesos entre los 10 que prometió el BCRA y los 15 que se pautaban en un mercado sin intervenciones, como el de Wall Street) y asuman la pérdida.
"No se puede hacer una solución general ni una norma general, como entregar un bono, porque eso sería complicado legalmente. Pero sí se puede ir trabajando en los casos particulares", explicó una fuente al tanto de la operatoria.
Pero en los bancos, según confiaron al diario La Nación al menos cuatro fuentes del sistema, la medida no sólo no fue bien recibida, sino que además hizo que tensara la relación entre las entidades y la nueva administración del Central, que en rigor, todavía no fue nombrada formalmente, ya que no se publicaron hoy los decretos en el Boletín Oficial.
"Sturzenegger llegó a la reunión del MAE y dijo que venía como agente no como organismo de control. Dijo que todos especulamos con los futuros de dólar y que teníamos una ganancia absurda, y que esa diferencia cambiaría no la iba a reconocer, que había que asumir la pérdida", confió a LA NACION un banquero visiblemente ofuscado. "Es una locura, son miles de millones de dólares que deberíamos asumir y además corremos el riesgo de que todos los clientes a los que les vendimos futuros nos hagan juicio", continuó.
En la misma línea, otra fuente que estuvo presente en la reunión, y que pidió no ser identificada, opinó: "Es un desastre. Apenas asumen y van a hacer un default".
En los bancos estiman que sólo 20% de los contratos que compraron son para posición propia. La mayoría, aseguran, fueron para grandes clientes que buscaban alguna cobertura ante una devaluación: cerealeras, automotrices, farmacéuticas, entre muchas otras. Mayor aún sería el problema para el Rofex, el mercado de futuros de Rosario, que tiene mayor cantidad de contratos operados, y muchos de ellos entre pequeños inversores.
Reunión con las cámaras
Después de su reunión en el MAE, Sturzenegger, señalaron las fuentes, tuvo reuniones en cámaras bancarias: ABA, que nuclea a la banca extranjera, y Adeba, de la banca privada nacional. En ambas, fue unánime el rechazo de la propuesta del Central.
Pero en las entidades ya amenazan con reaccionar. "Si el Central no paga los futuros y defaultea los contratos, todos los bancos extranjeros le van a bajar sus límites de crédito, pero por orden de sus casas matrices. Con lo cual, ya no van a poder comprarle Lebac -las letras que emite, y que sirven para retirar pesos del mercado- y no sé cómo puede afectar a los bancos extranjeros que estaban dispuestos a prestarles los US$ 8000 millones para fortalecer las reservas", evaluó el responsable legal de un banco de primera línea en diálogo con La Nación.
Los futuros de dólar son contratos por los cuales un vendedor, en este caso, el Central, se compromete a entregar en una fecha futura una cantidad de divisas a un precio preestablecido. En el mercado local, tanto en el Rofex como en el MAE, los contratos se negocian en pesos al tipo de cambio oficial. Con lo cual si se ajusta el valor del dólar, el Central tiene que emitir miles de millones de pesos para pagarlos. Tal cantidad de pesos no sólo podría presionar en el mercado cambiario, sino que pondría en riesgo cualquier plan de contención de la inflación.
Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 11 meses

Ladron que roba a otro ladron......

Erik Larsen
Erik Larsen · Hace 11 meses

Excelente medida. Por fin una autoridad que no transa con la corpo bancaria. Todo el país sabe de la estafa al pueblo argentino con los negociados con el dólar futuro subsidiado por los K. El BCRA de Sturzenegger haría muy bien en devolver los mismos pesos recibidos, ajustados por la tasa que esos mismos bancos ofrecieron a sus ahorristas. De esa manera, nadie sale perjudicado, y se evita esta multimillonaria estafa post-mortem que el kirchnerismo sembró.

korolev Serguei
korolev Serguei · Hace 11 meses

sabes quien es stursenegger, no transa jajaja, si eso quieren que veas ,para que lo creas ??


Se está leyendo ahora