Fernando Mengual tiene 18 años y vive en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. Trabaja repartiendo pizzas, y también como juez de línea en partidos de fútbol locales. El viernes de la semana pasada, encontró un bolso con 50 mil pesos en un banco de la plaza principal de la localidad, a la medianoche, y se lo devolvió a la dueña, una abuela de 84 años.
Un gesto poco habitual que es comentado en cada rincón de la ciudad bonaerense y que ya trascendió al país. Es de esos ejemplos que siempre llaman la atención en estos tiempos de valores subvertidos y de tendencia marcada al menor esfuerzo.
"Había salido de trabajar de la pizzería Bartolo, porque hago delivery, y ese día salí antes y crucé la plaza principal en dirección a la calle Pueyrredón. Entonces veo en un banco un bolso, y cuando lo abro encuentro 50 mil pesos y un documento de identidad, de una abuela. Cuando miro la foto del DNI se me cruzó en mi mente a mi abuela y decidí llevárselo a su casa", relató Mengual a los medios periodísticos de la ciudad. Y agregó: "Cuando llegué a la casa, ella salió con su bastón llorando. Me dijo que el dinero era de un préstamo que había sacado para comprar un medicamento para su hija, que está muy enferma. Me hizo pasar, me preparó un té con miel y unas galletitas".
Momento difícil
La familia de Mengual atraviesa un momento económico difícil. "Son 50 mil pesos que me hubiesen ayudado con una deuda que tengo. Vivimos con mi vieja en una casa humilde, pero decidí seguir luchándola. Estoy muy tranquilo, estoy con la conciencia tranquila de haber hecho lo que correspondía. Vivo en una casa humilde, pero la abuela también", dijo el chico.
El gesto tuvo su recompensa: según informó el medio InfoGei. Un "conocido empresario de Chivilcoy se enteró de la historia y contactó al chico para ofrecerle un empleo esta ble".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora