El pasado martes se realizó en la plaza homónima el acto por el bicentenario del fallecimiento del fundador de la ciudad, don Ramón García de León y Pizarro, ceremonia que contó con la presencia del intendente de Marcelo Lara Gros y los miembros de su gabinete municipal.
Asimismo, autoridades y vecinos se convocaron para homenajear al hombre que le dio vida a la ciudad de Orán. Tal como se lee en su escudo familiar: "La lealtad acrisola", fue un hombre incondicionalmente fiel a la misión encomendada y a los principios que traía aparejados el acto de fundar una ciudad.
Lo hizo con responsabilidad, buscando la equidad en la administración de los bienes comunitarios y en la distribución de las tierras. Pensó en una ciudad que con el tiempo sería capaz de surgir con todo el esplendor de sus potencialidades. Hoy, esa visión se ha cumplido y el pueblo de pie, le rindió su emocionado tributo.
Luego de los acordes del Himno Nacional y del Himno a Orán, la invocación religiosa estuvo a cargo del presbítero Gabriel Acevedo, para luego realizar un minuto de silencio en honor al fundador y también por los gendarmes caídos al servicio de la patria.
Como se sabe, San Ramón de la Nueva Orán es la última ciudad fundada en suelo argentino por los españoles y lleva ese nombre de Orán en homenaje al enclave africano de donde era natural Pizarro.
El nombre de San Ramón, por su parte, fue en recuerdo a un santo nonato de esas mismas latitudes, que se tenía por muy milagroso en aquellas épocas.
Hoy, la ciudad cuenta con casi 100.000 habitantes y muestra un crecimiento pujante aunque un tanto desordenado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora