En la tarde de ayer y tras cinco allanamientos realizados en los barrios Lamadrid y Vicente Solá, en la zona norte de esta capital, los investigadores del Sector 2 lograron ubicar los muebles de la residencia materna de un conocido contratista del Estado.
Mesas de mármol y muebles tallados en finas maderas son parte de innumerables objetos. Se recuperaron también jarrones antiguos, pinturas al óleo de diversos artistas, porcelanas, cubiertos de plata y un sinfín de objetos de gran valor que fueron secuestrados en distintos domicilios de la zona norte.
El jefe del Sector 2, comisario mayor Héctor Vázquez, aseguró anoche a El Tribuno que los muebles recuperados pertenecen a dos familias caracterizadas de Salta, ambas con parentescos con personajes ligados a la política y a cargos jerárquicos en el Gobierno.
La cantidad sorprendió a propios y extraños, pero más sorpresa se llevaron los vecinos de Vicente Solá y barrio Lamadrid cuando los investigadores con órdenes de la Justicia ingresaron a cinco viviendas, de donde extrajeron los muebles, que habían sido vendidos a precio vil hace más de un año por una sofisticada banda de ladrones que se especializaba en desvalijar residencias de personas adineradas, sobre todo en la zona de San Lorenzo y la Quebrada del mismo nombre.
"Esta es una investigación que llevaron adelante los policías Pablo Farías, Gustavo González, Federico Copa y José Arias, todos oficiales investigadores que en poco más de un año lograron poner fin a estos delitos en la zona norte", dijo.
El comisario mayor Vazquez agregó que por esta causa ya tienen dos penados y ahora dos detenidos más, y que los allanamientos no terminaron aún. "Faltan recuperar objetos de gran valor que están ubicados pero que aún no fueron recuperados", adelantó.
En cuanto al modus operandi de la banda, dijo que tenían gente que hacía inteligencia, una vez que descubrían un domicilio deshabitado llegaban en camioneta, simulaban hacer arreglos en la propiedad y comenzaban a llevarse los objetos día a día hasta dejarla completamente vacía. A la casa de la madre del contratista del Estado le llevaron hasta el piso de mármol que tenía la residencia", dijo Vázquez, quien elogió la nueva modalidad investigativa implementada por el Ministerio de Seguridad.

Donde no hay necesidad

Para los investigadores los dos hechos que se esclarecieron tuvieron como nexo característico que las residencias se hallaban al momento de los robos completamente deshabitadas.
Al respecto, un policía aclaró que es gente adinerada que no vive en esas residencias de lujo y las mantiene como casas de veraneo, pero durante meses se hallan deshabitadas.
Antes podían pasar desapercibidas, pero ahora hay gente que vende datos a ladrones profesionales que finalmente las roban.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora