Una reducción presupuestaria y determinaciones administrativas, que regirán en 2017, afectarían a diversos trabajos científicos que se desarrollan en Salta y el resto de las provincias del NOA a través de la Fundación Miguel Lillo, con sede en Tucumán.
La institución autárquica, que depende del Gobierno nacional, tendrá el año próximo un 10% menos de recursos económicos que en el actual período y quedará solo con el personal de planta, poniendo en riesgo la continuidad laboral de 140 contratados, 20 de ellos son investigadores que llevan adelante estudios geológicos, botánicos y de zoología en la región. El resto de los empleados precarizados son técnicos y administrativos.
En la víspera de la Navidad pasada se firmó el decreto presidencial 254/15 que puso plazo, entre otras condiciones, a los contratos del personal de la administración pública hasta diciembre de 2016. Esa norma se modificó en enero con el decreto 227/16, que en uno de sus apartados exceptúa de los despidos a quienes se desempeñan en universidades y el Conicet, pero no incluye a la Fundación Miguel Lillo, que también realiza tareas científicas y de educación.
En el proyecto del presupuesto nacional 2107 se prevé que la institución reciba $17.446.970 menos que este año. También se reduce en más de un 80% los gastos para los viajes de campo, ítem fundamental para las investigaciones.
Los trabajos que se desarrollan en la Fundación tienen aplicaciones en agricultura, medio ambiente, minería y salud, entre otros ámbitos. Se forma, además, a profesionales en el lugar y se realizan contribuciones con institutos de diversas partes del mundo. El organismo es reconocido, asimismo, por poseer uno de los herbarios más importantes de Sudamérica.
Aportes
Una de las investigaciones de la Fundación Miguel Lillo que está en desarrollo en la provincia de Salta es el estudio de los dorados en el río Juramento. Del mismo modo, un equipo de geólogos explora áreas cordilleranas en busca de los suelos permanentemente congelados (permafrost), algunos de ellos integran la cuenca alta del Juramento.
Otro de los trabajos consiste en diversos análisis para la conservación de la biodiversidad vegetal en el noroeste argentino. Asimismo, está en marcha un proyecto de estudio sobre los tipos de polen más frecuentes en el NOA y su concentración en el aire, para determinar los riesgo que corre la población de presentar síntomas de distintas enfermedades alérgicas. También se destacan proyectos geológicos sobre sedimentos Tucumán, Catamarca y Salta.
Lucha en varios frentes
Los trabajadores contratados de la institución científica se manifestaron el martes pasado en San Miguel de Tucumán reclamando por su estabilidad laboral. Representantes de la Fundación Miguel Lillo, del mismo modo, se reunieron con legisladores nacionales para explicarles sobre las consecuencias de la reducción presupuestaria. Por estos días esperan respuestas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ZERTTECO ZER
ZERTTECO ZER · Hace 2 meses

lamentable, muchos de esos damnificados votaron el CAMBIO, memoria para la próxima vez.

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 2 meses

el COLMO DE LOS COLMOS ......MERMAN EL PRESUPUESTO......PARA INVESTIGACION ....PREGUNTEN SI MERMARON EL PRESUPUESTO PARA LOS GASTOS DE REPRESENTACION....VIATICOS DE LOS FUNCIONARAIOS DE LA BANDA DE ORTUBEY......!!!!


Se está leyendo ahora