Entre los líderes izquierdistas de la región Evo Morales parecía inmune a los escándalos. Pero la desaceleración económica y un affaire con una de las mujeres con quien ha tenido hijos, tiene al primer presidente indígena de Bolivia al borde de su primera derrota electoral.
El domingo los bolivianos votarán si van a cambiar la Constitución para permitir que su actual presidente se presente a una tercera reelección en 2019.
El mandatario, que pulverizó a la oposición en las urnas en cada elección de la última década y que ha disminuido los índices de pobreza del país, enfrenta un escándalo con una mujer que tiene la mitad de sus años y que, en opinión de los analistas, podría volcar hacia el No al 15% de los votantes que no saben si admitir, o no, la reforma constitucional que podría alargar el gobierno de Morales.
Luego de la denuncia de un periodista, que hace un mes reveló que supuestamente una examante de Morales logró que la contrataran como gerente comercial de una constructora china que en cinco años se adjudicó siete proyectos estatales por casi 500 millones de dólares, Morales aceptó el romance.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora