El Senado comenzó a discutir hoy el proyecto de reforma electoral con la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien pidió a los senadores que el debate tuviera en cuenta la "restricción en los tiempos" de cara a las elecciones de 2017, mientras que el peronismo manifestó su resistencia a que la boleta electrónica tenga un chip.
La iniciativa impulsada por el Poder Ejecutivo y aprobada por la Cámara de Diputados empezó a analizarse en el ámbito de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y Asuntos Penales y de Presupuesto y Hacienda, donde asistieron Frigerio, el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez y apoderados de partidos.
El eje del debate fue la implementación de la boleta única electrónica que propone el proyecto del oficialismo y el conteo de votos a través de un sistema electrónico, al que se oponen casi todos los senadores peronistas.
Atento a esa resistencia, Frigerio pidió que "todos los cambios" que los senadores quisieran hacerle al proyecto tuvieran en cuenta la "restricción en los tiempos" de implementación de la boleta única electrónica para las elecciones de 2017.
"Todos los cambios que determinen tienen que contemplar esta restricción. Primero, ponernos de acuerdo en si queremos que la ciudadanía vote de una manera más confiable, entendiendo que esa confiabilidad la determina la Justicia Electoral, y tener en cuenta el tiempo que tenemos desde ahora a las primarias", señaló.
Si bien no habló de la incorporación de un chip a la boleta, el ministro defendió el hecho de que el conteo de votos se haga mediante un mecanismo electrónico al señalar que no quedará excluido el conteo manual y sostuvo que "acá no se está votando un sistema determinado, sino la incorporación de tecnología".
Subrayó que "no se habla de un tipo de tecnología específico" para el escrutinio, sino que el Gobierno va a "proponer el mejor sistema" y "tendrá que ser validado por la Justicia Electoral".

La seguridad, en duda

"Quien va a determinar la seguridad del sistema, que preserva el secreto del voto, que es confiable, será la Justicia Electoral", remarcó Frigerio al tiempo que puso de relieve "la combinación de la incorporación de tecnología con el conteo manual" como una garantía.
Para reforzar esa idea, Pérez indicó que "hay tres instancias de chequeo" y precisó: "El ciudadano chequea su voto, que el papel impreso coincida con lo digital; el segundo chequeo es el de la autoridad de mesa y un tercer chequeo que es el conteo manual".
"Nosotros con el conteo manual también tenemos errores. El sistema completo (que propone el proyecto de ley) resuelve entonces dos cosas: el robo de boletas y la exactitud del resultado", agregó el secretario de Asuntos Políticos.
Frigerio también destacó las modificaciones que la Cámara de Diputados le hizo al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo y entre ellas puso de relieve que "se crea una Comisión Bicameral para supervisar la implementación del régimen".

Resistencia del peronismo

Sin embargo, la resistencia al conteo mediante un mecanismo electrónico por parte del peronismo ya había quedado de manifiesto horas antes, cuando el apoderado del PJ, Jorge Landau, planteó que "si por un dispositivo remoto puede verificarse el sentido del voto, el sistema no es aconsejable".
Tras la exposición de los funcionarios, el senador del PJ-FPV, Omar Perotti, defendió el proyecto que presentó junto a su par Juan Manuel Abal Medina para que el conteo de votos sea únicamente de forma manual y aclaró: "No estamos en contra de la tecnología, estamos a favor de su utilización en todas las etapas del proceso".
La gradualidad en la implementación de la boleta única electrónica fue otro de los reclamos de Perotti, quien sostuvo que "no ha habido ningún lugar donde todo un país cambie el sistema electoral de la noche a la mañana".
El salteño Rodolfo Urtubey, también del PJ-FPV, remarcó a su turno la necesidad de un plan de contingencia "frente a los inconvenientes que puedan darse en distintas regiones del país" para implementar el nuevo sistema, aunque se mostró más abierto al cambio de sistema dado que es muy parecido al que rige en Salta.
El formoseño José Mayans criticó que "se diga que al que opina distinto está por el fraude" porque "si uno no está de acuerdo, simplemente no está de acuerdo, no significa que avale el fraude", y agregó: "Es lamentable que metan este tipo de presión cuando el Senado está por tratar este proyecto".
El salteño Juan Carlos Romero, del Peronismo Federal, criticó la "confiabilidad tecnológica" al oponerse por completo al cambio de sistema y reclamó además "una autoridad electoral imparcial independiente".
El debate continuará el próximo jueves a las 13 con la presencia de los jueces de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera, y especialistas invitados por los senadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia