Con el cambio de estación y la llegada del buen tiempo, es el momento ideal para salir al exterior y disfrutar del aire libre, aunque para ello no necesariamente hay que caminar hasta la plaza: porque es el momento en que terrazas y jardines reverdecen con pequeños detalles y sin mucho esfuerzo que pueden hacer muy placentero el despertar a la luz del sol y a la vera de las jóvenes flores de un rincón colorido.
Espacios que pueden, además, adecuarse para otras actividades que las estaciones cálidas proponen: es el momento de cenar a la luz de la luna; de tomar unos mates mientras cae la tarde; se inaugura la temporada de desayunos en el jardín y de alargar las noches y, para ello, hay que limpiar primero el espacio, y acondicionarlo con ideas sencillas para hacerlo brillar.

Sin gastos
Si el jardín es grande, no hay que asustarse con gastos y compras de mobiliario importantes. Los palets multiusos aportan a la decoración un elemento fuerte, incluso rudo, que se adapta con facilidad a cualquier espacio y que se puede complementar con cojines de colores. De esa manera se pueden realizar mesas y bancos, incluso butacas, de manera sencilla. Madera que se puede pintar de distintos colores o dejar con su tono natural.
No hay que descartar las alturas para colocar las plantas. La alegría de las flores o el verde asilvestrado puede crecer en un espacio del jardín o en una maceta.
Hay macetas muy decorativas. En ellas se pueden hacer combinaciones de plantas que ofrecen resultados decorativos impresionantes, ya que estaremos creando jardines en miniatura y pequeños ecosistemas vegetales. No hay que olvidar que las plantas colgantes pueden quedar muy bien en macetas colgadas del techo de la terraza.
Una opción muy sencilla, por su versatilidad y facilidad de cultivo es colgar una maceta con una enredadera o una hiedra: sus ramas le darán un toque silvestre muy vistoso a patios interiores y balcones.
Muebles e ideas
Los almohadones en sofás y sobre el césped son también una excelente idea para lograr un rincón acogedor que nos permita darle un aire más bohemio al jardín, un toque desenfadado y lleno de luminosidad para meriendas y aperitivos al aire libre.
Los espacios pequeños no son un problema cuando la intención es sacarles el mayor partido. Se puede, por ejemplo, cubrir el suelo con tarimas de madera, losetas o césped sintético, en caso de balcones, para ganar en comodidad y calidez.
En este último caso se aconseja que las plantas formen parte de la decoración, jugando con macetas colgantes, estanterías o jardines verticales, aprovechando esquinas para dar color, frescor y naturalidad al espacio.
También se puede apostar por los toldos vela para ganar sombra durante los días de mayor calor. Es una solución práctica y ligera, aunque los techos cañizo son también una alternativa muy estética. Y no hay que olvidar las sombrillas y parasoles para optimizar el espacio, o las pérgolas para crear un espacio más íntimo y protegido.
Colores y frescura
Con la primavera, el color ilumina la casa: verdes intensos, rojos bermellones y amarillos copan vajillas, textiles y platos. Vasos y botellas se llenan de tucanes, flamencos y flores de palma, un estampado por el que también se apuesta para los almohadones, una pequeña y divertida nota de color para cualquier espacio.
La decoradora Sandra Marcos apuesta por dejar libre la imaginación y añadamos complementos "aunque sean excesivos. El minimalismo, esta temporada, lo dejamos de lado". Las lámparas chinas son un excelente accesorio en este sentido. Además, indica que las velas decorativas, los objetos de mimbre o madera desgastada en tonos claros o elementos con motivos florales "logran un entorno más liviano y fresco". Apunta que el estilo "verde que te quiero verde" es el objetivo para "dar vida a cualquier rincón con la vegetación adecuada". Y asegura que llenar los jarrones de flores y ramas de follaje verde, colocar plantas trepadoras sobre los estantes y utilizar jarras con agua o hierbas frescas en la cocina son sólo algunas de las infinitas posibilidades que te da la madre naturaleza. "Y si la inspiración no te llega, nada como visitar un vivero".
Marcos anima a optar también por manteles y servilletas con mucho color "luminosos" y con grandes "estampados", siendo el algodón y el lino los materiales más adecuados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia