En un histórico referéndum, hoy los ciudadanos y ciudadanas británicas deciden si el Reino Unido abandona la Unión Europea (UE). La votación por "Leave" o "Remain" (irse o quedarse) se anticipa como muy ajustada luego de una campaña agresiva, que el jueves de la semana pasada se vio manchada por el asesinato de una diputada europeísta a manos de un ultranacionalista.
Dos sondeos dieron ayer una leve ventaja a la opción de abandonar la UE, conocida como Brexit. Los principales políticos del Reino Unido, que están divididos respecto a las dos alternativas, hicieron en el cierre de campaña un último intento de convencer al electorado.
El resultado del plebiscito, según una media de las últimas encuestas, será ajustado, con victoria de la opción por la permanencia en la UE por un 51% de los votos frente al 49%.
El Brexit llegó a estar siete puntos arriba hace poco más de una semana, pero el asesinato de la diputada laborista Jo Cox por un ultranacionalista, al parecer partidario de romper con la UE, aparentemente inclinó las preferencias hacia la permanencia, tal como habían predicho distintos analistas.
La eventual salida del bloque genera controversias desde que el país se integró en la Comunidad Económica Europea en 1973 y ha generado debates recurrentes desde entonces.
El Tribuno consultó a Ezequiel Jiménez, politólogo especializado en Derechos Humanos, que vive hace dos años en Londres. "Si bien el clima social en los círculos urbanos de Londres no suele cambiar radicalmente durante una elección o proceso democrático, me llama mucho la atención la participación ciudadana en las campañas proselitistas". "Los dos bandos, como de costumbre en Inglaterra, se organizan por barrio y montan una especie de microcampañas entre vecinos. En el caso de este referéndum, la división por edad es muy clara. Los jóvenes tienden a votar por 'Remain' y los más adultos por 'Leave'. Esto corresponde a un proceso más complejo, que es la búsqueda de identidad de un país en el contexto de pérdida de poder e influencia mundial", explicó el especialista.
Ezequiel notó un cambio en el clima social en las partes rurales o industriales del país. "El más claro ejemplo es la utilización del partido de extrema derecha -UKIP- del tema de la crisis de refugiados en Europa como factor de miedo", señaló y relacionó esto con el asesinato de la diputada. "Jo Cox estaba de campaña para quedarse en la Unión Europea y era reconocida por su trabajo en leyes más favorables para refugiados". "En Londres se descarta que ganaría el voto para quedarse dentro de la Unión Europea. Donde hay menos certezas es al nivel rural o en las ciudades chicas del país", observó.
Según los analistas británicos, nadie sabe lo que va a ocurrir y las encuestas pronostican un resultado muy ajustado.
Un récord de 46,5 millones de electores están llamados a las urnas, abiertas entre 6 y las 21 GMT (las 18 en Argentina). Los resultados finales y oficiales se anunciarán el viernes.

Opinan las salteñas en Londres

Trinidad y Agustina compartieron con El Tribuno su visión sobre este referéndum.
Trinidad Figueroa Villegas: "Si bien ellos producen un montón de su propia comida y son fanáticos de los productos hechos por Gran Bretaña no logran autoabastecerse. Importan un montón, por ejemplo, todos los vinos y muchísimas frutas. Eso los va afectar si no tienen un acuerdo comercial".
Agustina Ferrante Aguilar: "Creo que mucha gente está confundiendo el quedarse o irse de la UE con el dejar entrar a los refugiados. La gente de otros países de Europa vienen a trabajar, aportan con los impuestos y hasta hacen trabajos que los ingleses no harían, como la construcción".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora