Las coartadas de Aldo "Gringo" Vargas para disimular y desviar la atención por la desaparición de Noelia Rodríguez se van agotando. Si bien no pocas personas aparecerían como ayuda necesaria del imputado para demostrar que no tuvo nada que ver, las contradicciones en sus relatos terminan por involucrarlo. Se trata de argumentos que buscan confundir para no llegar a la verdad. Hasta el momento, en los tres días de juicio, queda claro que Noelia acudió el domingo 4 de mayo, entre las 21 a 23, al encuentro con Vargas en algún lugar de Guachipas.
No se sabe si el acusado fue solo o en compañía de otras personas. Después de esas horas no hay datos certeros de dónde pudo haber estado Vargas y con quién. En los días posteriores tejió una confabulación para confundir a los familiares y a la Policía. "Recibí mensajes del celular de Noelia después de ese domingo 4 de mayo. Yo la conocía por el colegio, fuimos compañeras pero no teníamos tanta confianza para recibir el tipo de mensajes que empecé a recibir", contó Lucrecia R., la joven que aportó datos importantes en el caso.
Sostuvo que varias veces recibió mensajes del celular de la víctima donde mencionaba que se había "ido de Guachipas con un novio". Hasta que en esos días la llamó Vargas para decirle que "la pendeja ch... que aparezca, que la policía me quiere llevar detenido por su culpa". Según señaló, la testigo respondió: "¿Cómo tenés mi celular?, yo no nunca te lo di y tampoco tengo confianza con vos para que me cuentes esto de Noelia".
La llamada del Gringo a la testigo que conocía a la víctima se hizo el miércoles 7 de mayo, el mismo día que los familiares de Noelia también recibieron mensajes del celular de la joven desaparecida diciendo que "si voy a ir presentar con mi novio soy mayor, se que cometí un error de mentir y no decir la verdad estoy bien". Así fue escrito, pero de esta manera no escribía Noelia, lo que despertó las dudas en los familiares.

Contradicciones de Sulca
La sala III de juicio es pequeña. Apenas ingresa un testigo queda de espaldas a los imputados que están sentados atrás. José Cayetano Sulca ingreso para declarar y miró a Vargas. Se sentó y a cada pregunta del fiscal Pablo Paz respondía con dudas y nerviosismo. "Yo no conocía de la relación de Vargas con Noelia. No sabía nada. Esa noche del domingo yo me fui a dormir a la una de la mañana a la casa de Vargas. No vi, no escuche nada", expresó.
El fiscal Paz le recordó que en el testimonio aportado en el 2014 dijo lo contrario. Que se fue a dormir a las 4 de la mañana y que Vargas el miércoles, día de los falsos mensajes, delante de la policía le dijo: "Por qué trajiste a Noelia". En ese sentido el fiscal le preguntó: "¿Si usted no sabía de Noelia por qué Vargas le dijo esto a usted y por qué cambió el horario de la testimonial?". Sulca bajó la vista, se llevó la mano a la cabeza y titubeante dijo: "Me equivoque de horario y no sé por qué el Gringo me dijo eso".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora