La Ciudad Termal está en la etapa final del relevamiento y monitoreo sobre la niñez y la familia. Este proceso se inició en mayo pasado, tras la firma de un convenio entre la Municipalidad de Rosario de la Frontera y el Ministerio de la Primera Infancia para evaluar la situación social, habitacional y económica de la ciudad.
El foco está puesto básicamente en los niños menores de 7 años. Pero también interesa saber las condiciones socioeconómicas en las que estos viven junto a su familia.
En la ciudad hay barrios en los que habitan personas en condiciones muy precarias y, en la mayoría de los casos, viven en extremo hacinamiento.
"El principal objetivo es detectar los problemas para luego diseñar un plan estratégico. Vamos a brindar soluciones a largo plazo. Lo que se pretende es llegar al fondo de la cuestión y por eso vamos casa por casa con el fin de indagar la forma de vida de cada niño y su contexto", expresó Julieta Luque, supervisora del monitoreo.
El trabajo se encuentra en la etapa final. Ya se visitó a un 90% de la población de Rosario de la Frontera y estaría faltando la parte de la zona céntrica, junto con El Naranjo, Los Baños y Arenales.
"Es una ardua tarea, pero el intendente fue claro desde un principio y expresó que no quiere dejar afuera a ningún sector", indicó Luque. En este sentido, en los últimos días se firmó un acuerdo que favorecería a los habitantes del barrio Ramón Abdala, uno de los más vulnerables.
El censo está a cargo de 17 jóvenes encuestadores. Con los datos del relevamiento, la intendencia creará proyectos para solucionar los problemas. Estos deben ser presentados ante el Ministerio de Primera Infancia de la Provincia para poder recibir fondos de financiación.
Días atrás, el ministro Carlos Abeleira dijo: "El relevamiento casa por casa nos permite conocer a fondo la realidad de las personas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora