Algunos episodios pocos felices se desarrollaron en Tartagal desde el viernes y durante el fin de semana. A los incendios de una casa y un auto, en diferentes barrios de la ciudad, se sumó un violento asalto contra un remisero de la empresa Urkupiña. El transportista víctima del ataque, identificado por los policías como David Valdez, realizó la denuncia en la comisaría 42.
Cuando Valdez se disponía a terminar su jornada laboral a bordo del remise, una pareja se acercó al móvil de la víctima y solicitó viajar hasta 20 de Febrero y 25 de Mayo, a metros del cementerio. Tras llegar al lugar, la pareja, que hasta ese momento mostraba un trato amable sin despertar sospechas de nada, le pidieron al chofer que los dejara más adelante, al detener el vehículo por segunda vez el hombre le puso un cuchillo en el cuello a Valdez y le pidió la recaudación.
Momentos de extrema tensión soportó la víctima, quien sin resistirse fue igualmente agredido, sufriendo algunos cortes en el rostro y el cuerpo. Mientras ambos forcejeaban, la mujer, quien era una jovencita según declaraciones de la víctima, intentaba llevarse todo lo que estuviese a su alcance. El conductor logró zafarse y salir corriendo del lugar, y al regresar no había rastros ni de la pareja que lo asaltó ni de los 500 pesos que llevaba, un celular y un reloj.
Sin recursos
No es la primera vez que trabajadores del transporte sufren violentos robos, tanto en Tartagal como en otras localidades del interior provincial, e incluso este tipo de hechos sonrecurrentes en Salta capital.
Frente a la peligrosidad a la que se exponen remiseros, taxistas y choferes de colectivos, reclaman permanentemente medidas que les permitan resguardar su vida. En lo ocurrido el fin de semana en Tartagal la víctima tuvo el valor de forcejear con el asaltante y pudo salir ileso de esa peligrosa situación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora