Un remisero que junto a un grupo de compañeros se encontraba tomando un desayuno en un local al paso, ubicado frente a la terminal de ómnibus de Tartagal, fue víctima de un intento de robo de su vehículo.
El trabajador, perteneciente a la empresa Urkupiña, compartía con otros 10 compañeros el momento de descanso, pero había dejado la llave del auto colocada en el tambor, confiado en que nada podría suceder.
Pero, sorpresivamente, un hombre se acercó al automóvil, un Fiat color rojo, comenzó a empujarlo, subió al vehículo, dio arranque y partió a toda velocidad, ante la mirada atónita del damnificado y de sus compañeros.
Los remiseros dejaron el café con leche y las medialunas y subieron a la carrera a sus autos para comenzar la persecución del sujeto, que tomó por calle América. Los remiseros tomaron diferentes calles para cerrarle el paso, lo que consiguieron luego de que el hombre hiciera unas 10 cuadras en el barrio San Silvestre, ya que en su raid había logrado cruzar la ruta nacional 34. Al intentar esquivar a uno de los remises que le salió al paso chocó contra un poste de energía eléctrica.
El hombre fue "detenido" por los remiseros, que lo llevaron hasta la comisaría 42.
El hecho causó gran sorpresa por la audacia del sujeto, quien actuó a plena luz del día.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora