¿Qué opina sobre la judicialización de la salud?
Lo primero que uno podría decir a título general es que la judicialización de cualquier causa es el fracaso de una vía de diálogo y vía pacífica de resolución de problemas o de controversias. Si nosotros hemos tenido que acudir a la judicialización quiere decir que no nos hemos podido entender hablando cara a cara en cualquiera de los temas que finalmente fueron judicializados. Desde ese punto de vista uno podría considerar que es un mala noticia. Ahora si nosotros pensamos ya en particular en la judicialización de la salud, entonces sería una peor noticia porque muchas veces los temas de salud se vinculan con cuestiones de vida y de muerte, de operaciones que hay que hacer de urgencia.

Un tema sensible..
Así es, cuestiones muy sensibles que deben resolverse urgentemente. Muchas veces este recurso es algo para lo cual la Justicia queda sorprendida porque hay circunstancias en las que se deben tomar decisiones que requieren de extrema prudencia.
¿Como cuales?
Por ejemplo, lo que se hace en el caso de un testigo de Jehová, en donde una de las partes no quiere que se haga la transfusión de sangre y otras sí. Tomar una determinación de estas características es una situación que va entre la vida y la muerte y que debe ser hecha de manera urgente. Lo que animo e invito es a tratar de agotar las vías no judiciales. Cuando esto es imposible, la Justicia debe actuar. Tenemos normas constitucionales que son muy claras en cuanto a salud. Se trata de un derecho constitucional de primera categoría y hay que procurar que ese derecho se resguarde.
¿Cómo calificaría al sistema de salud?
Tenemos un sistema de salud que básicamente es estructurado sobre una idea de solidaridad, con lo cual todos colaboramos y cooperamos para que se nos den las mayores prestaciones posibles. Muchas de esas prestaciones requieren instrumental que es importado y eso significa costos muy elevados. Existen ocasiones en las que el sistema de salud está atosigado por esos costos y eso a su vez trae aparejados otros costos y criterios que también complican el acceso. Hay una serie de factores que son ajenos a la tarea judicial pero uno está ahí y tratará de resolverlos con celeridad y justicia.
¿Nota que crece la costumbre de denunciar en el contexto de salud?
Advertimos que hay un incremento de judicialización de la salud, y ese crecimiento, me parece, se debe a veces a actuaciones de extrema pasividad de los prestadores de salud, ya sean del sistema privado o público. En ocasiones también se debe a ciertas actitudes individualistas o más cómodas de los particulares. No tengo una estadística, pero vemos que muchas veces los efectores de salud no responden con la celeridad, velocidad y amplitud que el sistema legal exige. En algunos casos se nota cierta comodidad e interés especial de los particulares, quienes sabiendo que las normas son claras, quizá tratan de acudir a otros caminos y eso tampoco es correcto. Creo que tenemos que interpelarnos nosotros mismos como sociedad.
¿Considera que el ciudadano salteño actúa de manera distinta con respecto a los del resto del país en la judicialización?
No conozco las estadísticas pero me parece que está en los niveles que se puede advertir en el ámbito nacional también.
Hace algunos días la Corte Suprema de la Nación ratificó un fallo de la Cámara Federal de Salta sobre fertilización asistida...
Así es. La Cámara Federal de Salta adoptó el temperamento de que sean tres en total los tratamientos de alta complejidad. Es decir que la parte apeló esa decisión y la Corte Suprema confirmó nuestra decisión.
¿No cree que se perjudicó a la persona que buscaba más beneficio?
Uno de los temas que se discutió en el debate legislativo de esa ley fue justamente que se trataba de llegar a la mayor cantidad posible del universo de ciudadanos con la prestación de estas prácticas. Como esto resultaba de un costo económico importante, tenía que ser atendido teniendo en cuenta ese valor por parte de las obras sociales, tanto nacionales como provinciales y prepagas. Había que generar un cierto equilibrio en cuanto a brindar la mayor prestación, pero teniendo en cuenta ese aspecto. Se entendió que una manera de equilibrar era justamente poniendo un límite a las prácticas de alta complejidad.
Clarifica un aspecto de la legislación y sienta jurisprudencia..
Aclara una cuestión que estaba justamente confusa a nivel país. La ley nacional establece una graduación. Se debe acudir en primer lugar a las técnicas de baja complejidad y si el resultado no es satisfactorio hay que acudir a las de alta complejidad y en éstas la Corte confirmó que se deben contemplar tres intentos .

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


damian palomino
damian palomino · Hace 1 mes

Y pensar que es preferible un mal arreglo que un buen pleito. Si sobrevivís a las "hienas" (medicos), te agarran los buitres carroñeros "abogados". Y si sobrevivís por 2da vez te agarra el chupasangre de la foto y te remata. Maaamita!


Se está leyendo ahora