El Renault Twizy es un vehículo de cuatro ruedas, con capacidad para dos personas sentadas en tándem y apenas 2,32 metros de largo. Es 37 centímetros más corto que un Smart. Y también es muy estrecho: apenas 1,19 metros de ancho. Su diseño está inspirado en el Concept Twizy presentado en 2009 y podría definirse como un huevo apoyado sobre cuatro ruedas. No es lindo, pero sí resulta muy simpático.
Tienen puertas, que al principio fueron opcionales y ahora vienen de serie. Tampoco tiene vidrios laterales, que sólo se venden como accesorios.
La distribución en tándem indica que el pasajero viaja sentado justo atrás del conductor. O como en una moto. Esto permite lograr una mejor distribución del peso y mantener las dimensiones bien pequeñas. Ubicarse en el asiento trasero requiere una verdadera contorsión, pero una vez que lográs sentarte vas a viajar bastante cómodo, con las piernas rodeando la butaca del conductor.
El puesto de manejo es un poco más convencional. Un poco, porque se siente como en un auto de Fórmula, con el volante al centro y los dos espejos al alcance de la mano.
El equipamiento de confort es bastante pobre. Acá no hay aire acondicionado ni calefacción. Tampoco tiene equipo de audio. El tablero es digital y sólo informa la velocidad, el estado de carga de la batería y la hora. Hay un comando para las luces, otro para el limpiaparabrisas y un botón para la baliza. También tiene un comando para el cierre centralizado de las puertas, lo cual es toda una ironía: al no tener vidrios laterales se pueden destrabar tan sólo pasando el brazo por la ventanilla.
El Twizy está diseñado como una celda de protección contra impactos. Con zonas deformables adelante, atrás y en los laterales.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora