Continúa la fuga de republicanos leales que manifestaron su elección a favor de la demócrata Hillary Clinton en lugar de apoyar al candidato de su partido, Donald Trump, por sus polémicas declaraciones a la familia del capitán Humayun Khan, un soldado del Ejército estadounidense que murió en Irak en 2004.
El republicano y representante saliente del estado de Nueva York, Richard Hanna, fue el primer congresista de ese partido en decir que votará por la demócrata Clinton en lugar de Trump. "No es apto para servir a nuestro partido y no puede liderar a este país", dijo Hanna en una columna publicada en el periódico The Post-Standard, de Siracusa, Nueva York. "En todo se muestra impenitente" aseguró.
La directiva de Hewlett-Packard, Meg Whitman, una destacada recaudadora de fondos republicana, expresó el apoyo a Clinton y afirmó: "La demagogia de Donald Trump ha socavado el tejido de nuestro carácter nacional".
También el martes, el gobernador de New Jersey y defensor de Trump, Chris Christie, se distanció del magnate para marcar su postura en la reciente polémica.
"Para el señor y la señora Khan, el dolor de perder a su hijo mientras defendía a nuestro país es insondable, y creo que eso les da el derecho de decir lo que quieran, esté bien o mal", señaló Christie en rueda de prensa.
El magnate reabrió las tensiones al negarse a respaldar al presidente del Congreso, Paul Ryan, o al senador por Arizona John McCain, en una llamativa muestra de división interna a tres meses de las elecciones generales.
Otros miembros destacados del Partido Republicano dijeron en otras oportunidades que no votarían por Trump, incluidos el candidato en el año 2012 Mitt Romney y el ex gobernador de Florida, Jeb Bush.
Abandonan el partido
Figuras de la política interna como Sally Bradshaw, estratega del informe "Crecimiento y oportunidad", de 2013, del Comité Nacional Republicano, indicó que abandonaría el partido. Aunque no sea un nombre conocido por el público, su decisión estremeció a todos los profesionales de la política.
Bradshaw era miembro del grupo de estrategas encargado de identificar las falencias del partido y formular recomendaciones para ganar la Casa Blanca después de la derrota de 2012. La estratega republicana dijo también que votará por la candidata demócrata si la contienda en su estado de Florida se vuelve demasiado reñida.
Por su parte, Trump dijo el martes al Washington Post: "No estoy listo por ahora", cuando se le preguntó sobre el respaldo a Ryan, quien enfrenta unas primarias la semana que viene. Al hacerlo, repitió las palabras que empleó el presidente del Congreso hace casi tres meses cuando se mostró reacio a aceptar a Trump como el candidato del partido, la actitud del magnate fue lo que se conoce de manera irónica como "una devolución de gentilezas".
En su entrevista para el Post, Trump también calificó de débil a la senadora de New Hampshire, Kelly Ayotte. Ambos han estado entre los críticos más acérrimos al magnate tras sus comentarios sobre la familia Khan, en particular McCain, ex prisionero de guerra que dijo que Trump no tiene "licencia sin límites para difamar a los mejores".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora