Bomberos Voluntarios de la ciudad de General Güemes lograron rescatar, en colaboración con personal policial, un caballo que había caído dentro de un pozo ciego que se encontraba en construcción.
El rescate tuvo lugar el pasado miércoles en Bº San Ignacio, un barrio donde del total de terrenos vendidos por una empresa privada, solo el 40% está ocupado.
De acuerdo a lo informado por Manuel Calú, comandante del cuerpo de bomberos General Martín Miguel de Güemes, la caída del caballo tuvo lugar el pasado domingo 19.
"La propietaria del lote vino por última vez el sábado 18 y el accidente todavía no había ocurrido, algunos vecinos vieron al caballo pastar por última vez en esta zona también el sábado por la tarde y por esa razón estimamos que tuvo que haber caído al pozo ciego el domingo muy temprano, porque este lugar es muy oscuro y no pudo advertir la excavación", declaró Calú.
Muy mal estado general
El estado general de salud del equino era lamentable, porque no solo mostraba signos de haber estado sin pastar ni tomar agua varios días, sino que tenía una pata quebrada a la altura del tobillo. "Se puede observar que antes de caer, ya su salud no era la mejor, está muy flaco y se ve que no estuvo bien cuidado", dijo Calú.
Para poder extraerlo del pozo, trabajaron los dos cuerpos de bomberos junto al personal policial: "Lo cinchamos bien y lo fuimos tirando, por suerte no se desesperó y colaboró, lo sacamos como quién dice a pulmón, usamos tablones y madera, tardamos varias horas pero está libre", explicó el servidor público.
El animal rescatado fue entregado a sus dueños por la Policía y se temía por su vida, debido a la quebradura de tobillo y a su estado general de abandono.
La inseguridad, al acecho
El hecho de que San Ignacio sea un barrio con muchos lotes deshabitados lo hace muy inseguro. Aquí, los robos a las familias residentes son constantes. Y como aún no cuentan con el servicio de cloacas, la mayoría ha excavado pozos ciegos.
Por otra parte, los lotes todavía no están cercados y a los pozos los tapan con ramas, lo que los convierte en una verdadera trampa, no solo para los animales sino también para las personas.
"Desde que habilitaron este barrio hemos sacado por lo menos 10 animales, en una oportunidad cayó en un pozo una yegua preñada, que lamentablemente murió de inmediato a raíz de una quebradura que había sufrido en el pescuezo", recordaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

Se puede arreglar la pata rota de un caballo??. Le deseo suerte al pobre animal.


Se está leyendo ahora