La sospecha de una patrulla de gendarmes derivó en un enfrentamiento a tiros con traficantes de personas y en el posterior rescate de ocho ciudadanos chinos que, casi con certeza, iban a ser llevados a Buenos Aires.
Era la madrugada del jueves cuando los gendarmes que patrullaban la ruta nacional 9/34, cerca de la localidad de Horcones, sospecharon de una Renault Kangoo que estaba estacionada en la ruta provincial 3.
Entonces se bajaron del móvil y solicitaron los papeles de identificación al chofer del vehículo utilitario, un hombre mayor, de nacionalidad argentina, que tenía antecedentes penales.
"Estoy esperando a unos pasajeros para continuar el viaje", les dijo a los gendarmes cuando le preguntaron qué hacía en ese lugar y a esa hora. Las dudas sobre el conductor crecieron.
De repente, desde la espesura del monte cercano a la ruta provincial, los gendarmes observaron que les realizaban señales de luces con linternas. Alguien que se escondía entre la vegetación confundió a los gendarmes con otras personas a las que esperaban.
Los efectivos caminaron hacia el lugar de donde provenían las luces y, pocos metros antes, cuando se dieron a conocer fueron agredidos con disparos.
De inmediato buscaron protección y hubo un intercambio de tiros. Un rápido movimiento de los efectivos, que ya estaban con refuerzos, permitió reducir a los agresores.
Tres personas resultaron detenidas durante el operativo: un hombre y una mujer mayores de edad y un adolescente, todos de nacionalidad argentina.

Rastrillaje

Luego de que cesara el intercambio de disparos y se detuviera a las tres personas, los efectivos comenzaron a rastrillar la zona buscando el motivo que había generado la violenta reacción del trío.
Tras recorrer pocos metros, encontraron a ocho ciudadanos de nacionalidad china, quienes habían ingresado ilegalmente al país.
En medio de una tupida maleza, de casi un metro y medio de alto, las ocho personas habían abierto pequeños blancos como cuevas, donde estaban ocultos.
Eran los "pasajeros" que el chofer de la Kangoo esperaba para continuar viaje. Pasajeros cuyo destino, según una fuente cercana al operativo, habría sido la ciudad de Buenos Aires, adonde llegan miles de chinos para trabajar en forma clandestina en fábricas y comercios.
Gendarmería dio intervención al Juzgado Federal N§ 2 de Salta, a cargo del doctor Leonardo Bavio. En tanto, los chinos fueron puestos a disposición de las autoridades de Migraciones.
Una ruta conocida
La frontera norte se ha convertido en una de las nuevas rutas de ingreso de ciudadanos chinos ilegales a la República Argentina.
Desde la localidad de Aguas Blancas (Salta) o desde La Quiaca (Jujuy), el primer paso de las redes de tráfico de personas es llegar hasta suelo tucumano o chaqueño, desde donde consideran que el arribo a la ciudad de Buenos Aires es casi un hecho.

Un viaje que cuesta miles de dólares

Los chinos llegan a pagar hasta US$ 10.000 para ir de Bolivia a Buenos Aires. El objetivo es llegar a la gran ciudad, donde trabajarán como ilegales durante algunos años y, con un poco de paciencia, se convertirán en ciudadanos radicados según la ley argentina. Por ese pasaje los chinos que vienen a la Argentina pagan hasta 10.000 dólares para cubrir el trayecto desde Bolivia hasta Buenos Aires, confió una fuente cercana a la investigación de las redes de tráfico de personas.
"El precio más barato desde la frontera ronda los 3.000 dólares, y mientras más seguro es el viaje más caro cuesta", añadió.
El año pasado Gendarmería rescató a varios grupos de chinos ingresados al país en forma clandestina. Solo en septiembre hubo tres operativos en los que fueron detectados 15 orientales sin papeles de radicación ni ingreso, que eran trasladados a Capital Federal.
El 31 de diciembre de 2015 fueron 14 los ciudadanos chinos rescatados en la ruta provincial 5, cerca de Lumbreras.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 7 meses

No se porque publican " rescataron " si los chinos estaban ingresando en forma ilegal y en total concentimirnto de que estaban cometiendo un delito, mejor estaria " detubieron ilegales ", creo que seria lo que corresponde

gio vergara
gio vergara · Hace 7 meses

Hay que eliminar a estos amarillos que están cundiendo el país y encima se reproducen como conejos (idéntico fin para bolivianos, paraguayos, peruanos, africanos). Dejemos de mantener vagos!!!!

enrique alcala
enrique alcala · Hace 7 meses

Chinos, bolivianos y toda clase de lacras viviendo de la argentina, seguro van a cobrar planes sociales,plata que sale de nuestros impuestos.

JUANJO GAR
JUANJO GAR · Hace 7 meses

que los devuelvan a su pais... no vaya a ser que les den una pension y ya se queden para siempre aqui...clasico cuento chino


Se está leyendo ahora