En la zona sudeste, los jóvenes que consumen paco comparten rasgos de marginalidad: resignación social, abandono, deterioro físico y psicológico, falta de proyectos de vida y falta de esperanzas. Más aún, muchos están excluidos de sus hogares.

El estudio observó que en la zona hay un elevado número de familias monoparentales y el 61% de ellas tienen al frente a una mujer, vulnerable frente al consumo múltiple por parte de varios de los hijos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


LUCIANO PELLERANO
LUCIANO PELLERANO · Hace 1 mes

Y QUE LE PIDAN A LA VIRGEN ESA, NO DICEN QUE ES TAN MILAGROSA???

Cesar Lopez
Cesar Lopez · Hace 1 mes

opsss tienen plata para comprar drogas y no para cambiar su situación de vida??? como es esto?? esto es una señal que la drogadiccion no es una enfermedad sino una decisión.


Se está leyendo ahora