Tres meses y dos días pasaron desde que Mariela Rossi, de 42 años, fue reportada como desaparecida por su familia. La última vez que se la vio fue el 22 de noviembre, desde ese momento nadie supo cómo y por qué un día se ausentó para siempre. El 17 de diciembre, personal del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) fue alertado sobre restos humanos en una cancha de fútbol del barrio Juan Calchaqui. Emergieron en el acto especulaciones de que los huesos hallados podían pertenecer a Rossi. Suicidio, homicidio en sus diversas formas, incluido un femicidio, y todo tipo de hipótesis empezaron a formularse hasta que ayer se confirmó que los restos pertenecen a Mariela Rossi.
Según confirmaron, los restos hallados están esqueletizados, lo que hace más compleja la investigación, ya que no se puede determinar las causas del deceso. Los estudios fueron ordenados por el fiscal penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Rodrigo Miralpeix.
Misterio
Dado el estado de esqueletización de los restos de la mujer, no se pudo determinar la causa de muerte: si se trató de un suicidio, homicidio o femicidio. La forma en que murió Mariela continúa siendo un misterio.
"La escena del hallazgo hablaba de un suicidio pero no se estableció científicamente si fue por ahorcamiento o envenenamiento. En los informes consta que la mujer tuvo dos intentos anteriores. Solía consumir pastillas con alcohol. Tenía un perfil que indicaba que podía quitarse la vida", informaron fuentes ligadas a la investigación. En el registro la causa de muerte figura como "indeterminada", cuestión que podría conducir al archivo de la misma.
Vecinos y amigas del barrio Juan Calchaquí habían cortado calles y avenidas para pedir celeridad en la búsqueda de Rossi. Luego de que los restos fueron hallados, pasaron a exigir que se investigue la hipótesis de un femicidio. Mariela quedó en un lugar donde la hipótesis de un femicidio comenzaba a sonar fuerte, en ese sentido los principales sospechosos fueron su expareja y su hijo con problemas de adicción y con exclusión de hogar.
"Se investigó y se le secuestraron los teléfonos celulares a su exesposo y a su hijo, pero no se encontró nada. No se pudo probar que ellos hayan tenido algo que ver con la muerte", aseguraron las fuentes.
Tras la confirmación científica de la identidad, los familiares de Rossi fueron citados para ser notificados y para que se les haga la entrega de los restos. Ellos acudieron a la Fiscalía ayer por la mañana para concretar los trámites.
"Estaremos en contacto permanente con la familia. Le vamos a brindar asistencia y abogados si así lo requieren", informaron desde el Ministerio de Justicia.

El hallazgo fue sorpresivo y macabro
Un perro apareció con el cráneo de la mujer hasta ese momento desaparecida. El 17 de diciembre del año pasado, un vecino había denunciado telefónicamente a la policía que su perro le dio una macabra sorpresa al aparecer desde el interior de un yuyal con el cráneo de una mujer. El hecho ocurrió alrededor de las 9.40, en el barrio San Francisco Solano, en la zona sudeste de la capital provincial.
El hombre transitaba junto a su mascota por un camino que desemboca en el conocido puente "Unión", que conecta los barrios San Francisco Solano y 20 de Junio. Ese sendero al final atraviesa una cancha denominada "la de los paqueros". Minutos después llegó la policía; luego, móviles de la División Homicidios y el CIF.
Desde ese momento las fuentes ligadas al caso aseguraban que los restos hallados pertenecen a Mariela Rossi, desaparecida en la zona hacía 25 días. Incertidumbre que quedó descartada ayer luego de ser confirmada de manera oficial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora