La tragedia que conmovió a Tartagal la noche del domingo dio paso a medidas de control y restricciones de tránsito en el casco céntrico.
Fue justamente en la plaza San Martín, principal paseo de Tartagal, donde Brisa, de 3 años, murió tras ser arrollada por un automóvil, cuya conductora circulaba por los alrededores. Ocurrió a las 22, en una noche primaveral que llenó de familias el lugar.
En esa circunstancia la nena, que se encontraba en una heladería sobre la calle Alberdi con su madre y otra hermanita de 8 años, soltó la mano de su mamá y corrió sorpresivamente hacia la plaza. Frente a la mirada de cientos de personas la pequeña fue atropellada, lo que le provocó heridas gravísimas. Pese a que la ambulancia del hospital tardó solo 5 minutos en llegar, nada se pudo hacer para salvarle la vida.

Nuevas disposiciones

La conmoción que causó este accidente derivó en que, a primera hora del pasado lunes, el municipio dispusiera el vallado de los accesos a la plaza central durante los domingos y días festivos, además de hacerlo en las jornadas con actividad artística o cultural en el lugar. "Los tartagalenses guardamos esa vieja costumbre de salir el domingo o los días de fiesta y feriados a la plaza. Los juegos y todos los espacios están colmados de familias con niños de todas las edades y nunca hubiésemos esperado una tragedia como la que sucedió. Lamentablemente, y pese a la celeridad con la que se actuó, no se pudo salvar la vida de esta nena. De ahora en adelante debemos evitar episodios similares y por eso hemos decidido restringir el acceso a la plaza para limitar el tránsito", explicó el intendente Sergio Leavy.

Los cortes

Las vallas se colocarán en las esquinas de San Martín y Gemes, Alberdi y Rivadavia y Gemes y Alberdi. La idea es disminuir el ingreso de vehículos, pero igualmente pueden transitar los que vienen del norte y del sur de la ciudad.
"Los tartagalenses nos tenemos que acostumbrar a caminar y los que vivimos en el radio céntrico tenemos que llegar a la plaza caminando. Quienes residen en los barrios más alejados tendrán que dejar sus autos estacionados, pero esa costumbre de dar vueltas en autos se terminará para preservar la seguridad de los peatones", manifestó Leavy.

Una actitud incomprensible

La gerenta del hospital Juan Domingo Perón, Gladys Paredes, llamó a los vecinos "a respetar las ambulancias cuando van con sirena, porque es increíble que los automovilistas no les hacen lugar perdiéndose minutos valiosísimos para un paciente en grave estado".
La médica recordó que en el trágico accidente de la pequeña Brisa y en otros episodios similares, "los automovilistas seguían paseando y no se hacían a un costado para dejar pasar la ambulancia en una actitud totalmente repudiable".
Dada la gran cantidad de vehículos que circulan en el radio céntrico, el personal policial de emergencias debió improvisar una suerte de cordón sanitario para que la ambulancia llegara más rápido al hospital, ubicado a pocas cuadras de la plaza, no obstante lo cual se produjo una demora injustificada. Paredes remarcó que "es indignante la actitud indolente de los conductores.Tenemos la intención de tomar la chapa patente de esos vehículos y hacer pública la reprochable reacción".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


- Nonnoc
- Nonnoc · Hace 7 meses

Excelente!!! La misma solución para cualquier problema. "Lo cambiamos de lugar o de tiempo."


Se está leyendo ahora