El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, valoró que el Gobierno nacional hubiera convocado a una reunión para evaluar la grave situación que atraviesa el sector lechero, pero reclamó una solución estructural para paliar la crisis.
“Lo que resulta más increíble es que el precio final de un sachet de leche o un cartón de leche, lo que menos valga sea la leche en sí misma”, expresó Salaverry.
Antes de la reunión que compartirá el martes con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y sus colegas de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, y de Santa Fe, Luis Contiagiani, el cordobés Busso advirtió que hay que trabajar "con una mirada estratégica y estructural de lo que pasa en el sector lechero". El ministro recordó que el gobierno cordobés acompañó el paquete de medidas que el presidente Mauricio Macri anunció para el sector a comienzos de enero en la ciudad de Venado Tuerto, pero remarcó que se trató de decisiones paliativas y que ahora es necesario buscar una salida estructural. Busso remarcó que los distintos actores del sector coinciden en el diagnóstico de lo que sucede con los lecheros: están de acuerdo en saber que hoy el productor está trabajando a pérdida, que no compensa costos, pero la dificultad es ver cómo se sale de esto. "Tenemos la ventaja del trabajo en conjunto entre la Nación y las provincias que compartimos esta preocupación, que son las del centro del país", destacó.
Al respecto, manifestó que con los representantes del sector lechero sentados en una misma mesa es más fácil encontrar una salida, sin embargo enfatizó que no es solo cuestión de voluntad porque voluntad es lo que sobra.
Frente a este escenario, Buryaile convocó a una reunión de urgencia para analizar la crisis que enfrenta el sector lechero, debido a que desde el ámbito oficial se reconoce que, más allá de las medidas adoptadas, el productor pierde a razón de un peso por litro.
El sector advierte: "Se cierra un tambo por día"
El dirigente de la Unión General de Tamberos, Guillermo Draletti, afirmó que por la situación que atraviesan los lecheros se cierra un tambo por día y denunció que la diferencia que presenta el precio pagado a los tambos y el de las góndolas, se la quedan los el supermercados y la industria láctea.
En ese marco, Horacio Salaverri, de Carbap coincidió con esa previsión, "la desaparición de tambos será una cuestión diaria", aseguró al tiempo que agregó que industriales y supermercadistas no entienden la grave crisis del sector lechero que requiere un piso de 4,15 pesos como valor del litro de leche pagado en las tranqueras.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora