El presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Godoy, convocó para este mediodía a los presidentes de todos los bloques para analizar el pedido de intervención al municipio de Coronel Moldes.
El lunes, Godoy y el vicepresidente primero del Senado, Mashur Lapad, se habían reunido con gremialistas de esa comuna, que llevan adelante medidas de fuerza por el retraso en el pago de sus sueldos. Allí se comprometieron a considerar el proyecto de intervención que presentaron el senador Jorge Soto y el diputado Esteban Amat.
La Constitución no contempla como justificativo de una intervención un pedido gremial. Las causales son "la acefalía total, una situación de crisis o gravedad institucional y cuando no se cumpla con el pago de empréstitos".
El intendente Osvaldo García no pudo pagar los sueldos de enero y admite un fuerte endeudamiento por adelantos de coparticipación, cuyo monto oscilaría, según las versiones, entre 12 y 17 millones de pesos.
“La Municipalidad tiene una deuda por encima de los $10.000.000, recibe coparticipación por $800.000, con los embargos le quedan $500.000 y los sueldos suman $1.500.000”. Esteban Amat
García fue reelecto por segunda vez el año pasado y siempre compartió boletas con Soto y Amat. Incluso, había sido destituido por el Concejo Deliberante, pero la Corte salteña lo repuso en el cargo y volvió a ser candidato en la misma lista de Juan Manuel Urtubey. Aunque la situación del municipio es caótica, las anomalías institucionales no parecen más graves que en otras intendencias, que comparten con la de García la absoluta dependencia financiera y política del gobernador. Más allá de las irregularidades que Soto y Amat consideran probadas, a nadie se escapa la connotación política del caso, un conflicto en el seno del justicialismo en el que el Gobierno provincial no parece haber tomado una decisión firme.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia