En su segunda declaración en la Justicia Federal, Reynaldo "Delfín" Castedo ratificó que la declaración indagatoria por la que fue procesado en 2013 es falsa, que nunca estuvo en el Juzgado Federal de Orán y que no pagó dinero a nadie para que lo dejaran libre.
Sus palabras empeoraron la situación del exjuez federal de Orán, Raúl Reynoso (detenido hoy en la cárcel federal de Güemes) y de Romina Sosa, una de sus secretarias letradas.
Con un amplio despliegue de seguridad, Castedo fue trasladado temprano desde la cárcel de Güemes hasta el Juzgado Federal ubicado en España y Deán Funes, de esta capital.
Antel el juez federal 1, Julio Bavio y el fiscal federal Eduardo Villalba, ratificó que nunca se presentó en el juzgado oranense para ser indagado, y que no pagó dinero a Reynoso ni entregó dinero a nadie para que le hiciera llegar al entonces juez a cambio de su libertad.
La indagatoria que para el Ministerio Público Fiscal es falsa, fue el paso previo y necesario, en 2013, para que el juez Reynoso procesara en libertad a Castedo, quien para entonces ya estaba prófugo de la Justicia.
Reynaldo Delfín Castedo, acusado de narcotráfico fue trasladado temprano en medio de un megaoperativo de seguridad, desde la cárcel Federal de General Güemes -Complejo Penitenciario Federal III- hacia el Juzgado Federal de Deán Funes y España, en la capital salteña para prestar declaración.
En septiembre pasado, Castedo declaró por primera vez y desconoció una indagatoria que le habría realizado el exjuez federal de Orán Raúl Reynoso, durante 2013.
Ante el juez federal de Orán, Gustavo Montoya, y los fiscales federales José Luis Bruno (Orán) y Eduardo Villalba (Salta), en esa oportunidad, Castedo negó haber sido indagado en diciembre de 2013 por Reynoso, a cargo de la causa en ese momento, y desconoció que sea suya la firma en el expediente.
"Cómo pude ser indagado ese año si yo estoy prófugo hace nueve años", sostuvo esa vez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora