*

Reynoso presentó la renuncia ante el Ministerio de Justicia de la Nación
Durante más de diez años estuvo al frente del Juzgado Federal de Orán, con jurisdicción en una zona caliente del contrabando. En noviembre pasado fue procesado acusado de beneficiar con resoluciones judiciales a presuntos narcotraficantes a cambio de dinero. Ahora Raúl Reynoso presentó su renuncia y, si el gobierno nacional la acepta, podría quedar detenido.
Reynoso presentó su dimisión ante la subsecretaría de Relaciones con el Poder Judicial del Ministerio de Justicia de la Nación, a cargo de Juan Mahiques. Fuentes oficiales informaron a diario La Nación que Reynoso argumentó "cansancio moral" como uno de los motivos para renunciar. Después de analizar la documentación, el Ministerio de Justicia, a cargo de Germán Garavano, deberá aconsejar al presidente Mauricio Macri los pasos a seguir.
Si se acepta la renuncia, Reynoso quedaría sin fueros y podría ser detenido. A fines de noviembre pasado fue procesado por su colega Julio Bavio, en la causa por las coimas narco, y en marzo la Cámara Federal de Salta confirmó la resolución de primera instancia.
"Pueden obtenerse varias premisas que dan sustento a la tesis a la que arribó el instructor [por el juez Bavio] sobre la existencia de una asociación delictiva que desde la sede del juzgado federal de Orán, y con la finalidad de obtener beneficios patrimoniales indebidos, exigía dádivas valiéndose de su posición funcional y aprovechándose, en muchos casos, de la situación en la que se encontraban las personas detenidas a su disposición a cambio de conceder y/o gestionar resoluciones judiciales favorables", afirmaron los jueces Luis Rabbi Baldi Cabanillas, Ernesto Solá y Guillermo Elías, integrantes de la Sala I de la Cámara Federal de Salta.

Qué pasó

Bavio había ordenado la prisión preventiva de Reynoso, pero no se hizo efectiva porque como juez tiene fueros; a la vez los defensores del cuestionado magistrado apelaron el pedido de arresto y aún no está resuelto. Después, en otra causa por mal desempeño, el Consejo de la Magistratura lo suspendió y le inició el juicio político.
La investigación contra el suspendido juez federal Reynoso, que tiene bajo su jurisdicción la frontera caliente del contrabando y el narcotráfico, fue impulsada por los fiscales Diego Iglesias, a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), y el fiscal federal de Salta Nº 2 Eduardo Villalba.
"Reynoso dirigía y coordinaba la asociación de carácter estable, con soporte estructural, división de roles, regulación interna de las facetas de organización, liderazgo, con la capacidad para articular acciones de modo de sostener el desarrollo de la actividad ilícita", habían sostenido los representantes del Ministerio Público Fiscal.
En la causa, conocida como las coimas narco, están procesados cuatro abogados (Esper, Gómez, Arsenio ), dos empleados del juzgado federal de Orán y una hermana de uno de estos. Según la Procunar, los beneficios de libertad que Reynoso firmó beneficiaron a personas acusadas de traficar, en distintos hechos, cocaína valuada en unos 70 millones de euros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...