Un nuevo capítulo en el procesamiento del juez federal de Orán Raúl Reynoso se escribió ayer en la Justicia. Luego de diez años como juez federal en una de las zonas fronterizas más calientes del país, por el tema del narcotráfico, el letrado decidió presentar su renuncia. Dicha presentación se realizó en el Ministerio de Justicia de la Nación, a cargo de Juan Mahiques.
Procesado y con prisión preventiva a fines de noviembre pasado por su colega Julio Bavio, el juez Reynoso deberá esperar que el presidente Mauricio Macri decida sobre la presentación del magistrado. En caso de aceptar su dimisión el juez norteño perdería los fueros y podría ir a la cárcel, dado que ya tiene el pedido de detención realizado por los fiscales que atienden en la causa, Eduardo Villalba, en Salta, y Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).
Siguiendo con las hipótesis, en caso de que desde Nación no acepten la renuncia, Reynoso quedaría presto a afrontar un juicio político por el Consejo de la Magistratura. En ese sentido, puede desprenderse a modo de análisis que la decisión del juez federal de Orán obedecería a evitar el jury de enjuiciamiento, a la vez que estaría conservando la posibilidad futura de una jubilación.
Según fuentes cercanas al medio, el motivo por el cual Raúl Reynoso presentó su renuncia sería "cansancio moral". Luego de que trascendiera el presunto motivo del letrado de Orán, de inmediato surgieron los interrogantes: ¿Es suficiente motivo para alejarse del cargo? ¿Recién ahora sintió cansancio moral? Según especialistas, el cansancio es un síntoma no una enfermedad. Aparece por lo general cuando una persona se somete a grandes esfuerzos físicos o mentales.
Los jueces integrantes de la Sala I de la Cámara Federal de Salta, Luis Rabbi Baldi Cabanillas, Ernesto Solá y Guillermo Elías, afirmaron al respecto: "Se pueden obtener varias premisas que dan sustento a la tesis a la que arribó el instructor (por el juez Bavio) sobre la existencia de una asociación delictiva que desde la sede del Juzgado Federal de Orán, y con la finalidad de obtener beneficios patrimoniales indebidos, exigía dádivas valiéndose de su posición funcional y aprovechándose, en muchos casos, de la situación en la que se encontraban las personas detenidas a su disposición, a cambio de conceder y/o gestionar resoluciones judiciales favorables".
Apartado
En diciembre el Consejo de la Magistratura suspendió en su función al juez Raúl Reynoso como juez federal de Orán.
El magistrado está acusado de liderar una asociación ilícita que cobraba dinero a cambio de beneficiar a presuntos narcotraficantes. En ese momento también se resolvió iniciar un juicio político contra el magistrado norteño.
Aprobado por seis votos, el dictamen acusatorio contra el juez fue realizado por el consejero Luis Cabral, según informaban fuentes judiciales por entonces. En ese sentido, los fiscales en el juicio político -en caso de llegar al mismo- serían Cabral y Adriana Donata.
El dictamen acusatorio contra Reynoso indicaba en su punto III que la remoción del magistrado se realizó por "mal desempeños en sus funciones". Desde ese momento Reynoso no siguió con su trabajo en el Juzgado Federal de Orán, pero sí mantuvo su figura de juez.
Si bien Julio Bavio, su par que se desempeña en el Juzgado Federal de Salta capital, había ordenado su detención, no se hizo efectiva justamente porque como juez cuenta con fueros.

Los encargados de acusar al juez

"Reynoso dirigía y coordinaba la asociación de carácter estable, con soporte estructural, división de roles, regulación interna de las facetas de organización, liderazgo, con la capacidad para articular acciones de modo de sostener el desarrollo de la actividad ilícita", habían sostenido los fiscales Diego Iglesias y Eduardo Villalba. El juez está imputado del presunto delito de "asociación ilícita, cohecho y prevaricato".

¿Estrategia o cansancio?

La decisión de renunciar del magistrado de Orán, quien durante más de diez años tuvo que lidiar con la zona más caliente del narcotráfico en el país, abrió varios interrogantes al respecto. Fuentes judiciales consultadas por este medio indicaron que podría tratarse de una estrategia para evitar el inminente juicio político. Por su parte, el propio Raúl Reynoso ya había manifestado en más de una oportunidad que se sentía cansado por la situación, en un proceso que a su entender no tiene pruebas contundentes en su contra.
Reynoso fue procesado por su colega Julio Bavio, por ser el presunto líder de una asociación ilícita que le cobraba dinero a presuntos narcotraficantes. En su contra pesan más de 11 causas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Reynaldo Arzamendia
Reynaldo Arzamendia · Hace 7 meses

Por supuesto que no existen pruebas que avalen la destitución de Reynoso. Las acusaciones solo se basan en dichos de delincuentes que buscan desquitarse del procesamiento al que fueron sometidos en el juzgado, obviamente con la complicidad pasiva o activa de algunos funcionarios más prestos a escuchar a delincuentes que un funcionario judicial honesto. El narcotráfico y sus conexiones en el poder apuntaron todos sus cañones contra Reynoso para sacarlo del medio. Si lo consiguen, será un resonante triunfo de la delincuencia y un gran retroceso de la justicia.


Se está leyendo ahora