Daiara Flores tiene 6 años y le diagnosticaron un tumor cerebral que hoy la mantiene internada y sin movilidad en el Hospital Público Materno Infantil. Así lo explicó el papá de la pequeña, Luis Díaz. Uno de los amigos de Luis, José Martínez, junto a los integrantes del grupo Alta Pesca Salta, organizó una rifa solidaria para juntar dinero y con ello comprar una silla de ruedas especial que la pequeña necesita. El sorteo será el 3 noviembre, los números costarán $30 y el primer premio son mil pesos. La Fundación HOPe también colabora en la asistencia de la niña.
La idea surgió de José, quien conoce a Luis desde hace más de 15 años. Ambos son vendedores ambulantes de fruta. Él también se encargó de repartir las rifas para que queden disponibles a la venta. Se las puede conseguir en la zona de la avenida San Martín esquina Ituzaingó, en Hipólito Yrigoyen e Independencia y en el puente del dique Cabra Corral.
Luis contó que su hija empezó a renguear de una pierna en noviembre del año pasado. Luego observaron que no podía mover una de sus manos y decidieron consultar a un médico. "Ahí le diagnosticaron un tumor en la cabecita que es bastante grande. En enero le hicieron una biopsia. Quedó internada sin movilidad en el hospital", explicó el papá de Daiara.
El dinero que se junte a través de la rifa será para conseguir una silla de ruedas especial. "La intención es que la podamos desplazar en la silla, una vez que salga del hospital. Aún tiene que hacer quimioterapia", explicó su papá.
Luis aún espera que el traumatólogo del hospital le dé las características de la silla que necesitaría Daiara, pero se estima que costaría unos 25 mil pesos.
Se sabe que la pequeña empezó un tratamiento de radioterapia, pero fue suspendido por una complicación respiratoria. Por la zona en la que está ubicado el tumor y el tamaño, no se indicó aún la cirugía. A Daiara también le practicaron una traqueotomía para ayudarla a que respire.
Luis no tiene obra social y su trabajo como vendedor de fruta solo le permite cubrir las necesidades de su casa, en el día a día. A la familia de Luis la integran ocho hijos, de entre trece y un año y medio de edad. Fuera de una pensión por siete hijos y el aporte diario a que hace Luis con la venta de fruta en la calle, no tienen otro ingreso.
Mejora habitacional
La asistente social de la Fundación HOPe, Gloria Suárez, le contó a El Tribuno que la fundación tiene contacto con Daiara y sus padres.
"Los ayudamos en todo lo que tenemos a nuestro alcance. Por ejemplo, con los medicamentos, la leche especial que toma Daiara, los traslados y más", contó Gloria. Ella visitó la casa de Luis y encaró las gestiones para lograr un mejoramiento habitacional en el lugar en el que viven. "Creemos que eso también es fundamental porque Daiara necesita ciertos cuidados. La mejora en la vivienda es un beneficio para toda la familia", explicó Suárez.

Una amistad a través del tiempo
José Martínez es amigo de Luis Díaz desde hace 15 años. Se conocieron en la calle vendiendo fruta. Hoy siguen haciendo lo mismo. José empezó en la zona de la avenida San Martín, al igual que Luis. La diferencia es que hoy José vende en avenida Independencia y Luis sigue en el macrocentro.
"No sabemos hacer otra cosa. Nos criamos en la calle. En mi caso mi papá era canillita y el de Luis hacía lo mismo", le contó José a El Tribuno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora