La lluvia golpeó con toda su fuerza desde la madrugada a Salta Capital, y como ocurre siempre, las calles céntricas y de los barrios se convirtieron en pequeños ríos cuyas aguas arrasaban todo a su paso. El Servicio Meteorológico Nacional había lanzado un alerta meteorológico a las 3 de la mañana. El mismo se extendió hasta las 13.30. Este habla de que la zona centro de Salta sufrirá por estas horas tormentas de variada intensidad con fuerte caída de agua. Por el momento no se registran evacuados en nuestra ciudad, según reportaron las autoridades.
Por la intensa lluvia, el canal del Río Ancho desbordó e impide el tránsito sobre ruta Nacional 68. Hay caos en el tránsito.

CAIDA1.jpg
En la zona del Valle
En Cerrillos la lluvia no cesa desde anoche. Hubo interrupciones en el servicio de energía eléctrica durante la madrugada. Hay calles anegadas en el sector urbano y el Canal Oeste amenaza con desbordarse al igual que el Río Ancho. Hay anegamientos en distintos puntos de la ruta nacional 68 en el tramo Cerrillos El Carril. Los puntos críticos se ubican a la altura de la rotonda de B Congreso, en la intersección con Camino a Colón, finca El Colegio, El Algarrobal y en la curva de Sumalao. También en la ruta 23, entre Cerrillos y Rosario de Lerma a la altura de finca San Martín.
En La Merced, nuevamente el caudal que baja de rosario de Lerma echo por tierra las mejoras realizadas en el camino a finca Berruezo, que luego de cada tormenta queda intransitable dejando el incomunicado un basto sector de la zona rural y n el pueblo. El sedimento arrastrado por la correntada afecta la transitada calle San Martín y arterias aledañas. Lejos de menguar, la lluvia se intensifica en la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 7 meses

A ver si entendí bien el título: regía un alerta meteorológico, y Salta amaneció normal.

Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 7 meses

Evidentemente, el "invento salteño" de la calle-canal, no funciona. AGAS, volvé . . .¡te perdonamos!


Se está leyendo ahora