Días pasados unas diez personas hicieron un pasamanos desde el freezer de la confitería Tío Dany, en Cerrillos, y se llevaron desde el interior del electrodomésticos algo más de un cajón de cerveza bien helada.
Daniel Ovejero aseguró ayer a El Tribuno que los hechos no fueron como entendió primeramente la policía y luego algunos medios de prensa.
"No me robaron con el local abierto, sino cuando cerré la confitería. Lo que sucedió es que estos muchachos delincuentes habían tenido ya localizada la ubicación del freezer y forzaron la ventana donde uno de los ladrones hizo girar el electrodoméstico y vaciaron el mismo. Los mozos que denunciaron en realidad se encontraban en un festejo de un inmueble vecino y advirtieron el robo que estaba sufriendo el Tío Dany.
Desgraciadamente, la actitud ciudadana de estos mozos quedó malparada porque la Justicia, a pesar que la policía atrapó a cuatro de los ladrones, los dejó en libertad para que sigan cometiendo estos robos para apaciguar sus vicios.
Estoy indignado con la fiscal Analía Adet, que liberó de inmediato a los ladrones, yo exijo cárcel para ellos ya que ni siquiera me devolvieron el valor simbólico del daño perpetrado en contra de mi negocio. Eso no es justicia", advirtió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...