Con angustia y desesperación, Silvina Soraire ruega que aparezca el control remoto del implante coclear de su hija de cinco años, quien sufre hipoacusia. El dispositivo fue robado.
"El miércoles pasado, a las 7.30 de la mañana yo iba en mi Kangoo, de color gris oscura. La dejé estacionada abajo del semáforo, en San Martín y Olavarría para ir a la panadería a comprar. Siempre dejo el vehículo asegurado. Fueron dos minutos. Me rompieron la ventanilla del acompañante. Mi bolso marrón claro, mediano, estaba debajo del asiento de ese lado. Se lo llevaron. Adentro del bolso estaba el control remoto del implante coclear de mi hija, además de documentación y mi billetera con 500 pesos. Lo que más me duele perder es el aparato porque está configurado para el implante de mi hija. No tiene ningún otro valor, ni comercial ni de reventa, nada", se lamentó Soraire, quien es docente de catequesis en un colegio.
La hija de Silvina, una niña de cinco años padece una hipoacusia bilateral profunda. Sin el control la pequeña no puede desempeñarse normalmente.
"Con ese control se regula el implante. Yo le doy el volumen de acuerdo al lugar donde esté mi hijita. Le cambio los programas cuando es necesario. Lo programo para que tenga mejor alcance el sonido o sea diferente", explicó la mujer.
"Mi hija fue implantada hace tres meses en Buenos Aires. Ella recién está aprendiendo a utilizar el implante, a aprender los sonidos. El implante se lo permite y yo necesito el control para regularlo si o sí", añadió.
Silvina difundió en las redes sociales una publicación con una fotografía del control remoto. También confeccionó carteles.
"Agradezco a toda la gente que se solidarizó conmigo. Ya pasaron cuatro días y muchos me llamaron para solidarizarse y rezar para que aparezca el control. Me dan mucho aliento para seguir buscandolo. Les agradezco por apoyarme y no dejar que mi estado de ánimo decaiga más. Solo pido que si alguien encuentra el control nos lo devuelva. Quizá lo dejaron tirado y alguien lo encuentra"
Las personas que tengan algún dato pueden comunicarse al 387-155211564, al 911 o a la comisaría más cercarna.

Zona de robos y asaltos

Según fuentes policiales, la zona de San Martín y Olavarría se tornó bastante peligrosa últimamente ya que allí hubo robos y asaltos recurrentes.
"Estamos investigando. Sucede que las cámaras de seguridad que hay en ese lugar van rotando y cuando ocurrió el robo, lamentablemente el domo estaba apuntando hacia otra dirección", explicaron las fuentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora