La parsimonia de la que goza el Museo Antropológico de Salta, ubicado entre las calles Ejercito del Norte y Ricardo Solá al pie del mítico cerro San Bernardo, detrás del Monumento al General Martín Miguel de Gemes, se vio afectada por algunas horas luego de que un alerta al Sistema de Emergencias 911 denunciara el robo de elementos en el interior del edificio. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer; un mayor y otro menor de edad fueron detenidos tras lo sucedido.
Una llamada anónima activaron las cámaras de videovigilancia y detectaron el momento en que los ladrones ingresaban al edificio con total impunidad, un lugar que forma parte del patrimonio arqueológico y paleontológico de Salta. Al cabo de algunos minutos, las cámaras registraron la fuga de los ladrones a bordo de una motocicleta 150cc.
Alertados, móviles policiales se dirigieron al lugar y se produjo una espectacular persecución. En el afán de no ser detenidos, los sujetos se metieron en contramano por calle Alvarado y tras perder el control de la moto chocaron contra un auto y cayeron a la calle. Producto del fuerte impacto, los elementos que transportaban los ladrones salieron despedidos: un monitor, una cámara de seguridad y un cable de alimentación.
Los hombres, de 17 y 23 años, fueron demorados y puestos a disposición de la Justicia. En tanto, los elementos fueron secuestrados por la Policía y la Directora del edificio histórico constató los elementos que habían sido robados, además de radicar la denuncia. Según las pericias llevada a cabo en el lugar, los ladrones habrían ingresado por el techo del Museo, luego de romper una ventana ingresaron para delinquir.
Personal de Tránsito efectuó el acta de infracción por exceso de velocidad, circulación en contramano, circulación sin casco protector, fuga en procedimiento, agravio al personal actuante, falta de impuesto al automotor, reincidencia y test de alcoholemia con resultado de 1,64 gramos de alcohol en sangre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora