Un escándalo de dimensiones aún no cuantificadas se conoció en la mañana de ayer en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, cuando el secretario del Juzgado Federal más polémico de la Argentina tuvo que denunciar en persona, ante el fiscal federal, que manos anónimas habían ingresado al Juzgado durante el fin de semana y, entre otras cosas, se llevaron el vehículo oficial afectado al uso del juez federal subrogante Gustavo Montoya, a pesar de que el edificio federal se encuentra siempre fuertemente custodiado por Gendarmería Nacional.
El vehículo robado, una camioneta Toyota, 2004, desapareció de la playa de estacionamiento del Juzgado Federal de la ciudad de Orán y el hecho disparó una investigación a cargo del propio juzgado.
El robo del vehículo -de relativo valor económico- causó estupor y generó las más diversas especulaciones.
El viernes anterior, el empleado que suele conducirlo en forma habitual, una vez concluidas las tareas, lo guardó como todos los fines de semana en el playón. Pero el lunes, cuando fue a buscarlo para trasladarse hacia otro lugar llevando documentación, se dio con la sorpresa de que la camioneta no se encontraba y que había sido sustraída.
La seguridad de todo el Juzgado Federal como del propio playón se encuentra a cargo de efectivos pertenecientes al Escuadrón 20 Orán de la Gendarmería Nacional Argentina. Precisamente el fin de semana en esa unidad de la fuerza federal se produjo un acto por el cambio de jefatura de la estratégica unidad de lucha contra el narcotráfico. Al parecer, esa distracción por parte de los uniformados facilitó la sustracción de la camioneta.
Cuando el empleado reportó la desaparición del vehículo se formalizó la denuncia en la Fiscalía Federal de Orán que tiene a su cargo la instrucción y la investigación por el robo del vehículo. En la investigación presta colaboración también el Sistema de Emergencias 911 de la Policía de Salta, ya que se espera poder precisar, en base a las imágenes registradas por las cámaras de seguridad, quienes fueron los responsables del robo.
Hasta el momento -y dado que desde que el empleado estacionó la camioneta en el playón hasta que reparó que la habían sustraído transcurrieron 48 horas- no se conoce con precisión en qué momento se produjo el robo de la 4x4. Según se conoció extraoficialmente, el fiscal federal ya ordenó una serie de medidas como declaraciones testimoniales a empleados del juzgado y sobre todo de los efectivos del Escuadrón 20 Orán, que durante las 48 horas transcurridas, estuvieron asignados a la seguridad y la custodia de las oficinas y el playón del Juzgado Federal. Paralelamente, tanto en el juzgado como en el propio escuadrón se realizan sumarios administrativos para determinar las responsabilidades que pudieran caberle al personal. "Hay muchas suspicacias sobre el tema, el móvil no se conoce porque se trata de una camioneta vieja modelo 2004 que tenía mucho kilometraje. No sabemos si se trata de un mensaje para el jefe saliente, para el entrante o un mensaje mafioso. Si pueden robarse una 4 x4 pueden alzarse con cualquier cosa", deslizó una fuente del juzgado consultada por este medio.
Mientras se sustanciaba el escándalo el juez federal subrogante Gustavo Montoya se encontraba con licencia desde hacía una semana y era subrogado a su vez por Miguel Medina.
Montoya regresó de inmediato al Juzgado de Orán, ayer en horas de la tarde.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...