La corona de plata y oro que desde hace siete años tenía la Virgen de Schoenstatt, en el barrio Tres Cerritos, fue robada, el hecho fue descubierto ayer a la mañana.
Vecinos declararon sobre el robo ante la Policía, dando diversas pistas, y la principal sospecha es que fue alguien que conocía el movimiento del santuario y aprovechó cuando ningún miembro de la comunidad estuvo en el lugar para cometer el delito.
"Creemos que se trata de alguien que vino el jueves a la tarde; que ha bajado el cuadro de la Virgen y forzó el soporte hasta sacar la corona; decimos que bajó el cuadro porque ninguna de las otras partes del altar ha sido dañada, ni se encontraron pisadas. Ha sido un trabajo de guantes blancos, por decirlo de algún modo", dijo Matías Lanusse, intendente del santuario.
En el edificio nada está dañado: ni las ventanas ni puerta de entrada fueron forzadas. Por eso creen que el robo ocurrió cuando ningún miembro de la comunidad estaba allí.
"La corona tiene, sobre todo, un valor sentimental y espiritual porque fue un trabajo de dos años previos a la coronación de la Virgen, que se hizo el 18 de octubre de 2009. Durante esos dos años todos los peregrinos y familiares de Schoenstatt aportaron para el diseño y también donaron medallas, pulseras, anillos, cadenas y aros de plata y oro con los que se fundió la corona", explicó Lanusse.

Probables cambios

El pequeño templo, una reproducción en detalle de los santuarios de Schoenstatt que existen en todo el mundo, está enclavado desde hace 22 años al pie de un cerro. Todos los días, hasta ahora, está abierto desde las 8.30 hasta las 20.
"A partir del robo de la corona de la Virgen la familia de Schoenstatt va a tener que reunirse y decidir en qué horario va a estar abierto el santuario, y si va a haber alguien en los horarios en que esté abierto", remarcó Lanusse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...