Sueldos, infraestructura, aumento de la matrícula, nuevo Estatuto del Educador son, entre otros, temas centrales en la agenda del renovado ministro de Educación de la Provincia, Roberto Dib Ashur. En diálogo exclusivo con El Tribuno dijo que recién en febrero se sentará con los gremios docentes a hablar de la pauta salarial para 2016 y que, en consecuencia, no puede garantizar hoy el comienzo de las clases el año que viene.
¿Ya habló con los gremios? ¿Le pidieron audiencia?
En este momento estamos trabajando en cuestiones que no hacen a lo salarial. Trabajamos en el Estatuto del Educador que es de 1996 y con reglamentación de 1958. Es necesario trabajarlo. Tuvimos más de 50 reuniones con los gremios, trabajando artículo por artículo, con legisladores, con supervisores, particulares nos hicieron llegar propuestas. La verdad que es un trabajo muy grande, muy serio, ya hicimos las consultas a las escuelas, ahora estamos recibiendo las sugerencias. Terminando esto lo vamos a llevar a la Legislatura para su análisis.

¿Y de los sueldos cuándo hablarán?
En febrero nos sentaremos. Tenemos que ver cómo impactan estas medidas económicas del nuevo Gobierno nacional y cuál será la estrategia posible para llevar adelante.

¿Recién en febrero?
Sí, en los primeros días de febrero. Los gremios están trabajando con sus centrales nacionales y a partir de lo que resuelvan ahí ellos tendrán una estrategia para la negociación y entonces vendrán con eso a conversar con nosotros.
¿Usted puede asegurar hoy el normal inicio de clases en 2016?
Lo que nosotros podemos asegurar es que nos vamos a sentar con toda la paciencia como lo hacemos siempre, con clima de diálogo, para evaluar todo lo que sea necesario, con todas las reuniones que sean necesarias para llegar a un acuerdo, y la parte salarial es, como para cualquier trabajador, una parte fundamental. Pero no solo para ellos sino porque, además, determina la negociación de los demás, siempre somos punta de lanza.

¿Ya se reunió con el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich?
Sí, ya estuve. Nos conocemos mucho con el ministro Bullrich porque fuimos compañeros del Consejo Federal durante cuatro años. Además, hicimos acciones juntas entre Salta y la Capital Federal; nuestros equipos también se conocen. Ayer (por el jueves último) estuve con los secretarios con los cuales estuvimos trabajando. En Salta creamos una Subsecretaría de Calidad e Innovación y vamos a crear un Instituto de Formación Docente Continua para aquellos que ya son profesionales, para fortalecer la trayectoria de los docentes, para favorecer la formación de cuadros directivos, de supervisores, porque para poder liderar las instituciones hacen falta conocimientos especiales que por distintos motivos no los tienen desde la carrera de base. Esto va a ser clave para la parte de evaluación en la que hemos crecido (Matemática, Lengua, Sociales y Naturales). También va a ser clave este año para tener más información y ser más eficientes. Esto no busca ranquear, busca saber qué tenemos que hacer en cada una de las instituciones. Nos permitirá innovar con tecnología y nuevas estrategias de trabajos conjuntos con empresas y con universidades. También el idioma es clave para nosotros. Al inglés, francés y portugués, ahora queremos sumar chino, para lo cual ya estuvimos con la embajada y nos prometieron traer "voluntarios" para que enseñen el idioma. Hay cinco escuelas secundarias con jornada extendida que tienen inglés. Tenemos convenio con la universidad de Cambridge para que en las dos horas de extensión los alumnos sean guiados por ellos, con sus estrategias pedagógicas. La idea es tener un nivel B2 en quinto año, que es el nivel base para entrar a una universidad extranjera.
La cuestión salarial es un aspecto muy importante, pero otro no menos importante es la infraestructura. ¿Qué le pasa a usted como ministro cuando se entera que se cayó parte de un techo o se hundieron pisos de alguna escuela?
Es así, esto pasa, pero creo que algún día eso se puede terminar, aunque no en dos o tres años. Por ejemplo, la Escuela de Música va a tener uno nuevo; la Tomás Cabrera fue reemplazo; la Martín Fierro de Joaquín V. González, la Macacha Gemes de El Galpón, la de la Misión San Francisco en Pichanal, son reemplazos. En las escuelas técnicas vamos a encarar la obra más grande que pudimos encarar que es demoler un edificio y armar uno nuevo por 55 millones de pesos. En villa Mitre en la Otto Krause, también se invertirán unos 25 millones de pesos. En Metán hay 5 escuelas que con el intendente se van a reparar. Vamos probando cómo resulta más efectivo y rápido, en algunos casos lo hacemos con el municipio, en otros, con los directivos, con cooperativas.

¿Avanzará con el sistema de jornada extendida?
Este año pudimos incorporar más escuelas, ampliamos obras en escuelas comunes, adecuamos espacios para que pudieran tener estas jornadas de más actividad. Tenemos la Lugones, la Paula Albarracín, la Brown, la Cristóbal Colón con obras para tener jornada extendida, es decir, que los chicos tengan formalmente más horas. Buscamos que los edificios que reemplazan a los anteriores como en Pichanal, El Galpón, J.V. González se preparen para arrancar con jornada extendida. Igual, edificios nuevos como la primaria de El Huaico, aunque sea algunos grados, también tendrá jornada extendida. Son cerca de 450 las escuelas que tienen más tiempo, incluye también a albergues, técnicas, hogares escuelas, que permiten que los chicos tengan formalmente más horas. Es más tiempo para ellos y también para las familias, para apoyo escolar, maestras comunitarias, aulas digitales en niveles primarias con carros digitales que permitirá que chicos que recién comiencen ya lo hagan con computadoras. Ahora son unas 450 las escuelas que tienen más tiempo y el año que viene pensamos incorporar 10 más, 7 en el interior y 3 en la capital.

¿Cómo está Salta con los estudiantes que abandonan?
Vamos mejorando. Un solo chico que no termina para nosotros es un tema enorme. Nosotros diseñamos distintas estrategias para que los chicos se queden en la escuela, para reducir el abandono. En la secundaria incorporamos 13 mil chicos en los últimos seis años. Pero también aplicamos la estrategia "polo de reingreso", por la que vamos a buscar a los chicos, uno por uno. Nosotros sabemos que el chico salió de un colegio y no se incorporó a ningún otro, entonces lo rastreamos. Hay un equipo de profesores que lo va a buscar, le hacen el seguimiento y los recuperan para la escolaridad. Ya sumamos a unos 500. Y debo destacar que los profesores que hacen esa tarea son personas extraordinarias, realmente extraordinarias.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora