Una fogata se apagaba ayer frente a la casa de Leopoldo Núñez, así como se había apagado su vida a manos de despiadados homicidas horas antes. La fogata había sido encendida por familiares y amigos, quienes buscaban un poco de calor en medio de la gélida mañana. Lloraban y se abrazaban consolándose entre sí. Contemplaban la casa verde agua, con rejas también verdes, en la que peritos forenses del CIF levantaban pruebas.
En esa casa fue asesinado Leopoldo el miércoles, aunque recién lo encontraron tres días después. Vivía solo.
El sábado, alrededor de las 21, Andrés Moya, de 25 años, se sintió preocupado porque no sabía nada de su tío Leopoldo desde hacía tres días. Decidió ir hasta la casa de él, en el lote 5 de la manzana 16, del Grupo 648 de Castañares.
El sobrino vive justo en un barrio al frente del que vivía el tío. Apenas llegó a la casa verde supo que algo no estaba bien. La puerta estaba semiabierta.
"Que raro que esté así", pensó, pero no solo esa puerta estaba semiabierta, la ventana del dormitorio de su tío, también. Inmediatamente tomó su celular y llamó a su madre para contarle.
Andrés entró a la casa. Su tío estaba tendido en el piso del pasillo que da hacia un baño. Tenía la cara ensangrentada. Había sido brutalmente apuñalado y golpeado en la cabeza. Todas las habitaciones y el living estaban completamente desordenados, como si los criminales hubieran revuelto buscando algo.
El joven salió corriendo de la casa y llamó al 911 para dar cuenta de la situación.
En pocos minutos un móvil de la Policía arribó al lugar. Los policías solicitaron una ambulancia del Samec para la constatación de la muerte.
La ambulancia arribó a las 21.42 y una enfermera diagnosticó el deceso.
La auxiliar fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 2, Sofía Carpi, ordenó que la Policía preserve el lugar y que el CIF intervenga para las pericias.
Leopoldo Federico Núñez tenía 36 años. Se recibió de enfermero en 2010 en la Universidad Nacional de Salta y trabajaba en la terapia intensiva pediátrica del hospital público Materno Infantil.
En una semana iba a tomar vacaciones para viajar a Cancún, México.
"Supuestos amigos y conocidos le hicieron una despedida. Le dieron de tomar. No sabemos si alguno de ellos u otras personas lo trajeron en un auto, lo drogaron y le robaron todo. Lo hicieron por envidia, maldad. Creemos que alguien lo entregó", manifestó un vecino y amigo de la víctima, quien no quiso dar su nombre por temor a represalias.

El ataque mortal

La línea investigativa apunta al círculo de amigos y conocidos de Núñez.
"Los asesinos usaron el Mégane gris de él para escapar. El auto lo encontraron abandonado en El Bajo", añadió el joven.
"Esa gente sabía sobre las vacaciones. Habrán supuesto que tenía plata. Él estaba desnudo. Su ropa no está. Parece que quiso escapar y no lo dejaron. Le pegaron en la espalda. Lo llevaron a cada una de las habitaciones, que son tres. En las tres lo quisieron dejar y no pudieron. Después lo hicieron entrar al baño pero tampoco se quedó. Lo escondieron atrás de un sillón. Lo acuchillaron y para rematarlo le pegaron un palazo en la cabeza. La Policía dijo que falta una botella de vino. No está. En un vaso hay un poquito de vino y en el fondo tiene droga, hablaban de que podría tratarse de efedrina", añadió una amiga y vecina.
Leopoldo nuñez.jpg
Leopoldo Núñez
Leopoldo Núñez

Estudioso y solidario

Hace unos años Leopoldo Núñez puso un cíber en su casa. Tenía muchos amigos. “Siempre fue estudioso. Tiene varios hermanos. Leopoldo siempre hacía reuniones. Hace poco festejó su cumpleaños y la cuadra estaba llena de autos. Era muy bueno. Lo que le hicieron no tiene perdón. Tanta saña. Cuando mi madre estuvo enferma él la iba a visitar, le daba los remedios, le tomaba la presión. Si necesitaba ir al hospital la llevaba en auto. No podemos entender esto. Si le querían robar no era necesario que lo maten así”, relató una amiga.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 22 días

que pena lo sucedido, quizá esto da una enseñanza, y es que por ningún motivo se debe contar a nadie cuando se va a recibir dinero y mas aún cuando es abundante por préstamo, ahorro y lo que fuese, después de regresar de un viaje recién se cuenta, o después de comprar un auto o lo que se hiciere porque ocurrieron cosas como estas anteriormente muchas veces, incluso se debe decir que lo que se hizo fue con mucho esfuerzo, hoy en día hay que tener mucha precaución, porque piensan que los ricos y famosos tienen tanto dinero y andan tranquilos, ed porque todo el día están con guardaespaldas que los cuidan

Se está leyendo ahora