Los robos violentos cometidos en la modalidad "pirañas" registra un aumento importante este año, al punto que en el Conurbano bonaerense y la Capital Federal se calcula que se produce un hecho cada 14 minutos aproximadamente. Todo ocurre en pocos segundos, entre 10 y 15, no mucho más, y se trata de episodios muy violentos, que son cometidos entre varios delincuentes rodeando a las víctimas de forma sorpresiva. El objetivo es quitarle al damnificado todas sus pertenencias en el menor tiempo posible, con uso de violencia extrema. En el Conurbano y la Capital Federal se calcula que hay un hecho aproximadamente cada 14 minutos. Fuentes de los Departamentos Judiciales de Lomas de Zamora, San Martín, Morón, La Matanza, San Isidro y Mercedes revelaron al Diario Popular que se reciben unos 84 casos por jornada con personas que resultan asaltadas y despojadas de sus pertenencias, mientras que la Ciudad de Buenos Aires suma alrededor de 21 hechos. Roberto es carnicero, y tiene su negocio en la localidad de Isidro Casanova, sobre la avenida Venezuela. El martes estaba por abrir, temprano en la mañana y fue atacado por la espalda con una patada a la altura de la cintura. El dolor lo obligó a arrodillarse, y ahí siguieron más patadas y piñas en todo el cuerpo. El hombre fue despojado de su billetera, el celular y hasta las zapatillas. . "Jamás sentí tanto miedo" . "La verdad es que desde ese momento no puedo dormir, ni estar tranquilo. Trabajo con la puerta cerrada. Hace veinte años que tengo negocio y jamás sentí tanto miedo como ahora. Si no conozco al cliente, no le abro", sostuvo el damnificado. Desde la justicia sostienen que los hechos con banditas formadas por tres o cuatro malvivientes, que sorprenden a sus víctimas en cualquier momento de la jornada vienen registrando un aumento importante este año, sobre todo en lugares alejados unas cuadras de los centros comerciales de los barrios del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires. "Lo que hacen es atacar a la gente tres o cuatro cuadras más lejos de donde están concentrados los operativos de saturación. La delincuencia sabe los movimientos de la policía. Y van mutando el accionar", precisó un vocero judicial bonaerense. Pablo es peluquero y el lunes pasado se dirigía en motocicleta a su trabajo, en el centro de Lomas de Zamora, pero 15 cuadras antes paró en un semáforo y fue abordado por cuatro sujetos. Uno de ellos le apoyó una faca en el cuello mientras los otros se encargaban de saquearlo. "Se llevaron mi billetera, el teléfono y mi casco. Me dejaron la moto, porque dijeron que no la podían vender. No tengo idea cómo funciona el mercado negro. Lo que me pareció es que eran pibes necesitados de algo de plata para comprar droga", manifestó la víctima. Un detalle sobre este último caso es que el peluquero no realizó la denuncia. Consultado el vocero judicial sobre el porcentaje de denuncias, explicó que "es altamente probable que estemos recibiendo una cantidad mucho menor de denuncias en relación a la cantidad de hechos que efectivamente se registran, pero ya el número de casos abiertos cada jornada es muy alto". . Paradas de micros, zonas de peligro . Los lugares más comunes donde se cometen estos episodios son en las paradas de colectivos, ya que las víctimas se encuentran desprotegidas y resultan un blanco fijo para las bandas de "pirañas". Lo cierto es que los damnificados se quedan sin la posibilidad de reaccionar, o siquiera oponer algún tipo de resistencia. En muchos episodios, quienes cometen los hechos son personas muy jóvenes, con problemas de adicción a estupefacientes. "Las bandas se alejan un poco de los centros de los barrios. Se meten en las calles interiores, donde no hay tanta presencia policial. Los hechos están ocurriendo en esas zonas", dijo la fuente judicial consultada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora