Rolando Pardo hace tiempo viene luchando, fiel a su estilo, por un espacio para que Salta tenga mayor protagonismo en el mundo del cine, allí donde la imagen y sonido van de la mano.
"Pequeña Habana", aquel documental filmado en Cuba que refleja una excursión al mundo humano diminuto que se propone combatir los prejuicios y la discriminación que suelen padecer los enanos, fue una valiosa experiencia, pero los sueños no se terminan para este salteño.

¿Abandonaste la idea de tener una escuela de cine en Salta?
Sin apoyo se hace difícil, pero sigo pensando que es fundamental. Ayudaría teniendo en cuenta la cantidad de cineastas que hay en la provincia, pero no hay que olvidarse de la negligencia de haber permitido que en Jujuy se haya creado la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc). Aquí la perdimos, en cambio los jujeños ganaron un espacio clave de realización.

¿Se pierden oportunidades?
Por supuesto. En Salta hay jóvenes muy talentosos, que no pueden concretar proyectos por falta de fondos e incentivos para crecer. No hay espacio para la producción de documentales, cortometrajes y largometraje, pero lo preocupante es no poder contar nuestra historia de vida. Irónicamente, tienen que venir de otros lugares para hacernos visibles.

¿Es fundamental el apoyo oficial?
Cualquier proyecto es irrealizable sin el apoyo de la Provincia. Frente a esa ausencia estatal estamos perdiendo todo el material fílmico y de video por no digitalizarlo. Es parte de nuestra historia y no debemos tomarlo tan livianamente. Fundamentalmente es tarea de la Provincia. Yo espero que se tome conciencia y se cree un fondo para la realización de un largometraje al año al menos.

¿Cuáles son los proyectos en que estás trabajando?

A pesar de que está frenado todo lo que tiene que ver con los concursos, trabajo en un proyecto para ser presentado al Incaa. Propongo incluir a los jóvenes en la comunicación audiovisual porque están fuera del sistema. Hay gente que está excluida y, en este caso, es darle la oportunidad para que puedan conocer este lenguaje.

¿También hay otro trabajo muy avanzado?
Es verdad. Estoy realizando a pedido de la Municipalidad un trabajo de lo que era Viruta y Vino, un lugar de encuentro donde se reunían poetas, músicos y cultores de las artes. Intento un rescate del olvido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora