Como si fuera el paso de una plaga, un raid de "rompecoches" cruzó por tres barrios de Embarcación y destrozó entre cinco y seis vehículos el domingo a la madrugada.
La múltiple rotura de vidrios, que afectó a vehículos particulares y un ómnibus de pasajeros, ocurrió en la madrugada del domingo, pero en Embarcación hay quienes recuerdan que hace algunos meses ya hubo hechos similares.
Uno de los damnificados del fin de semana fue el pastor Bernardo Benítez, quien vive sobre la calle Belgrano.
"Eran más de las 6 de la mañana y mi hija regresó en la camioneta. Entró a la casa y diez minutos después sintió el golpe en el vidrio y escuchó una moto que arrancaba", relató Benítez.
Horas más tarde, cuando fue la policía, unos muchachos que estaban en una gomería, a la vuelta de la casa del pastor, dijeron que también escucharon el golpe en el vidrio.
"Lo llamativo es que mi hija y los jóvenes escucharon un solo golpe, pero la camioneta tiene dos golpes en el parabrisas, una rotura en el vidrio de la luneta y el vidrio del acompañante destruido", añadió.
Pocos minutos después, y a dos cuadras de la casa del pastor, un auto rojo también fue atacado con piedras. El vehículo estaba estacionado sobre la calle 9 de Julio, pero sus dueños por temor no quisieron hacer la denuncia policial.
Más ataques
"Al principio pensamos que era un mensaje o que se habían ensañado con nosotros, pero no hay motivos porque no tuvimos conflictos con nadie. Cuando vino la Policía nos enteramos que esa noche atacaron a cinco o seis vehículos en distintos barrios", relató Benítez ayer a El Tribuno.
Al parecer, los rompecoches pasaron por tres sectores de Embarcación: Villa Obrero, en la zona este y en el centro de la ciudad.
Esa madrugada, pero a las 4.30, según la declaración de testigos, también fue atacado un colectivo de la empresa Salvita, que lleva a los peones a trabajar en el establecimiento que la firma tiene a pocos kilómetros de Embarcación. El colectivo amaneció con el parabrisas destruido.
Los atacantes
Dos días después de que los rompecoches atacaran a varios vehículos, aún quedan aspectos sin dilucidar.
Según la hija del pastor Benítez y la gente de la gomería, una moto arrancó después del golpe contra los vidrios de la camioneta.
En cambio, la dueña del auto dañado sobre calle 9 de Julio escuchó que un automóvil arrancaba después del ataque de los rompecoches.
Tampoco se sabe cuántos atacantes son y si se trata de menores de edad o mayores.
Lo que quedó en claro es que varios de los damnificados no hicieron una denuncia en la policía. Algunos por temor, otros porque descreen que vayan a ser resarcidos. Todos coinciden en que no es la primera vez que se producen este tipo de ataques en la ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora