Hace poco os contábamos como algunas marcas como Inditex o H&M estaban en el punto de mira de muchos periodistas y bloggeros por sus prácticas de derecho laboral. Pero la industria de la moda no sólo está teñido del sufrimiento de muchos trabajadores, también de la sangre de muchos animales. De nuevo, la ignorancia colectiva asimilada y aceptada por todos es la que hace posible que sigamos comprando este tipo de prendas. ¿Pero qué pasaría si pudieras ver qué hay detrás de ellas?
Según los últimos datos publicados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hay 168 millones de niños trabajando lo que, según la propia OIT, priva a los más pequeños de su niñez y su correcto desarrollo mental, físico y social. Y, desgraciadamente, la industria de la moda es una de las máximas responsables de la creación de estos puesto de trabajo tan reprochables.
Por fortuna, cada vez son más los movimiento sociales que nacen para denunciar estas prácticas y que seamos conscientes de ellas para asumir nuestra responsabilidad como consumidores. Hoy nos fijamos en Child Labor Free, una organización sin ánimo de lucro que nace en Nueva Zelanda con el objetivo de crear una etiqueta que acredite a aquellas firmas que, tras someterse a una auditoría independiente a cargo de la consultora Ernst & Young, puedan asegurar que ni ellas ni sus proveedores han utilizado mano de obra infantil en su proceso de producción.
"De la misma manera que buscamos el sello "cruelty free'' en los productos de belleza y buscamos productos "orgánicos " en nuestros supermercados, creemos que "Libre de trabajo infantil'' necesita convertirse en un estándar reconocido a nivel mundial", afirma el director general y fundador de Child Labor Free Michelle Pratt.
La organización, creada por diseñadores neozelandeses como Hailwood, Kate Sylvester o Stolen Girlfriends Club y el apoyo de UNICEF y de la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi, está actualmente trabajando en una fase piloto del sello que verá la luz coincidiendo con la Semana de la Moda de Nueva Zelanda.
Un caso concreto
"El 100% de la producción de Zara en Asia es trabajo infantil", confiesa Ehsan Ullah Khan, el líder pakistaní contra la esclavitud de niños y niñas que ha estado recientemente en Gran Canaria invitado por el Ayuntamiento de Santa Lucía para conmemorar el 25 aniversario del Espal. Este hombre encabeza un movimiento a nivel mundial que denuncia el trabajo forzoso que padecen 400 millones de niños en el mundo.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Romero
Juan Romero · Hace 7 meses

Y todos corriendo a l shopping a comprar la ultima zapatilla de nike, va no todos...


Se está leyendo ahora