Hay canales tapados, lugares que acumulan mucha basura, malezas y restos de escombros. Los vecinos aseguran que cada vez que llueve, el agua se concentra hasta desbordar, porque no drena como debería.
A menos de un mes de iniciarse el verano, que trae aparejado días de torrenciales tormentas, los rosarinos observan con preocupación la falta de mantenimiento y limpieza de los principales canales de la ciudad.
Una vieja necesidad planteada es la construcción del canal derivador sur, que sería el principal receptor de las aguas de precipitaciones que derivan de la zona serrana del este.
Si bien es una obra millonaria, que además fue presupuestada por la Provincia, los trabajos no llegan, los años pasan y los rosarinos sufren las inundaciones.
No obstante, los vecinos afirman que un paliativo sería que la comuna realizara los trabajos de mantenimientos y limpieza de los principales canales para mantener más controlada la situación.

A la espera de lluvias
Los informes meteorológicos coinciden en que a fines de diciembre se pueden generar lluvias por encima de las normales en la región sur de la provincia, planteando un escenario de riesgo para los barrios próximos al canal Alberdi, como San Cayetano, Villa Vivero, Casino y la zona del macrocentro rosarino. Cuando hay tormentas, el agua ingresa a las viviendas con todo el lodo que acarrea, basura y alimañas.
"La alcantarilla está totalmente tapada y los desages tienen basura de todo tipo, malezas y escombros. El agua no escurre y con sólo 40 milímetros yo me inundo. Vivo angustiado y con las bolsas de arena listas para tapar la puerta de mi casa", contó un vecino del barrio San Cayetano que está pegado al canal Alberdi.
Ricardo, también vecino del barrio San Cayetano, manifestó a El Tribuno que es lamentable la maleza en toda la extensión del canal Alberdi, "así como también hay bastante sedimento, ingredientes ideales para que el canal rebalse cuando reciba un caudal importante de agua".
En resumen, falta mantenimiento, políticas de control, ordenamiento urbano y compromiso de los vecinos en el cuidado de sus propios desages.

Más reclamos
Otro de los vecinos de la zona reclama que, ante la falta de mantenimiento de las vías de desages pluviales, tras cada lluvia, las calles se llenan de barro y les es prácticamente imposible caminar "Es como si estuviéramos sobre espuma de jabón, muy resbaladizo", graficó y explicó que parte de la tierra también cae al canal de drenaje provocando la concentración de sedimentos.
Otra de las zonas afectadas por la concentración de basura y tierra es la zona norte, donde se ubica el canal Arturo Menú, que atraviesa el barrio homónimo, el Santa Clara, Juan Domingo Perón, 40 Viviendas y El Niño. Allí los vecinos reclaman que desde que construyeron el canal de drenaje es notoria la falta de mantenimientos y limpieza. Según los reclamos, en el canal de drenaje queda bastante agua estancada y se convierte en un foco contaminante en verano.

Responsabilidad ciudadana
Desde Obras Públicas de la comuna afirman que los canales siempre van a ser de alto mantenimiento, porque hay mucho material suelto que los va tapando: arena, ramas, restos de poda y basura de todo tipo. Por eso es clave la responsabilidad de los vecinos respecto de los escombros, las ramas y la basura, y un programa de limpieza más frecuente de la comuna.
"También es fundamental una política de concientización y educación sobre la importancia de no dejar basura, restos de poda y otros materiales cerca o incluso dentro de los desagües", agregaron desde la repartición municipal. Recordaron que es muy fuerte la cultura de arrojar de todo en la calle, pese a que hay recolección domiciliaria, sumado a los microbasurales que, en días de tormenta son arrastrados y taponan alcantarillas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora