Es un hombre muy sereno que tiene una gran capacidad para analizar escenarios políticos, teniendo en cuenta las cosas pasadas y, en especial, lo que viene. Rosendo Fraga estuvo en Salta, donde participó de la 6ª Jornada Empresarial, Claves de la Economía 2016. En diálogo con El Tribuno, el abogado aseguró que las elecciones de medio término de 2017 serán claves para definir si Macri se queda en el poder cuatro u ocho años. También aseguró que la provincia de Buenos Aires será la madre de todas las batallas. Consultado sobre el liderazgo de Urtubey en el peronismo, afirmó que cada vez les cuesta más a los políticos del interior instalarse a nivel nacional. Y fue contundente cuando dijo que el kirchnerismo es una minoría activa.
¿Qué análisis político hace de los primeros ocho meses de Macri?
El gobierno de Macri está por encima de las expectativas, en lo político, y por debajo en lo económico. Dado que era un presidente que no era un político profesional, que no tenía mayoría en ninguna cámara y siendo la mayoría de los gobernadores de la oposición, uno podía esperar que en el campo de la política tuviera más problemas de los que tiene. Sin embargo, los proyectos clave como holdouts, blanqueo y reforma previsional y designación de jueces de la Corte tuvieron mayoría cercana a los dos tercios. En lo político lo veo por encima de las expectativas; en lo económico, uno esperaría que un presidente con experiencia empresaria, con un equipo en donde predominan economistas de prestigio, hubiese tenido resultados mejores.
¿Cómo lo ve al Gobierno de cara a las cruciales elecciones del año que viene?
La elección de 2017 es clave. Nuestra historia nos muestra que desde el ''83 para acá, siempre la elección anterior a la presidencial anticipó lo que venía, hubo una sola excepción: el 2009. Una sola excepción sobre siete. Esta es una elección muy importante, como funciona la política argentina, porque en alguna medida anticipa. Si el oficialismo la gana se va a instalar que Macri gobierna ocho años. Si el oficialismo la pierde se va a instalar que Macri gobierna cuatro. El horizonte emergente de esa elección va a ser muy importante, porque va a diseñar la expectativa.
¿Qué porcentaje de votos sacará el oficialismo?
A veces en política la expectativa deriva en hechos concretos. Ganar o perder la elección, en gran medida, va a ser ganar o perder la provincia de Buenos Aires. Como suele suceder en estas elecciones de medio mandato, que son solo legislativas. Uno puede anticipar que en materia de cantidad de provincias, el peronismo va a volver a ganar en la mayoría, porque Cambiemos gobierna solo cinco. Se puede anticipar que Cambiemos va a ganar cantidad de legisladores, en el Senado y en Diputados, pero sin llegar en ninguna cámara a la mayoría. Ellos tienen un quinto del Senado y un tercio de la Cámara de Diputados. Y ahora solo se va a renovar un tercio del Senado y la mitad de Diputados. Mejorará la cantidad, sin llegar a la mayoría.
“Hoy a los gobernadores del interior les cuesta más proyectarse a nivel nacional. Los medios han nacionalizado la información, esto no quiere decir que Urtubey no lo pueda hacer, pero ahora cuesta más”.
Ganar o perder la elección de senadores nacionales en la provincia de Buenos Aires es como que va a dar el efecto ganador. Para las Paso faltan 12 meses y para las generales 14 meses, y a esto me parece que el Gobierno lo sabe con total claridad. De ahí las timbreadas de Macri y los ministros en el Gran Buenos Aires. Ellos saben que en ese territorio se va a jugar el efecto ganador de 2017.
En este contexto, ¿que papel tendrá el cristinismo o lo que queda del kirchnerismo?
El kirchnerismo tiene un proceso similar al que tuvo el menemismo o el duhaldismo. Una vez que el líder deja la presidencia, su expresión política declina, más rápido o más lento, pero es así. Desde esta perspectiva no es tan extraño lo que sucede con el kirchnerismo. Acelerado en el kirchnerismo, por el impacto de las causas de corrupción.
No lo veo al kirchnerismo con capacidad para recuperar el control del peronismo. A su vez, para el peronismo es muy importante la elección del año que viene. Acá la historia me dice que cuando el peronismo sufre una derrota o una crisis, se empieza a reordenar a partir del resultado de la elección siguiente. En la provincia de Buenos Aires, cuando Cafiero gana en el ''85, tras la derrota del ''83; cuando Duhalde gana en el 2001, tras la derrota del "99; cuando Kirchner le gana al duhaldismo en la provincia de Buenos Aires, en 2005, tras ese peronismo bicéfalo. En alguna medida, no es que la elección vaya a definir un liderazgo en el peronismo, pero va definir un referente.
¿Será Sergio Massa?
Puede serlo y eventualmente saldrá la candidatura para 2019. El liderazgo no se va a definir en el 2017, pero puede salir un referente o eventualmente un candidato. La provincia de Buenos Aires va a ser un escenario importante en esa definición, y Massa tiene posibilidades de ser candidato a senador y eventualmente ganar.
¿Ve otro caudillo dentro del peronismo?¿Urtubey tienen posibilidades?
Urtubey puede ser. Lo que sucede es que hoy a los gobernadores del interior les cuesta más que antes proyectarse a nivel nacional.
Los medios, las redes sociales han nacionalizado la información, esto no quiere decir que Urtubey no lo pueda hacer, pero ahora cuesta más que antes proyectar fenómenos políticos nacionales.
Teniendo en cuenta los casos de corrupción, ¿piensa que en el corto plazo irán presos De Vido o Cristina?
Pienso que los procesos judiciales están avanzando. Este Gobierno no tiene un control sobre la Justicia del tipo que tenían el menemismo o el kirchnerismo. Me da la impresión de que esto va a avanzar y me parece que hayan condenas y prisiones es una posibilidad cierta. No olvidemos que Menem estuvo preso, Cavallo estuvo preso, tampoco sería tan novedoso.
¿Cree que si Cristina va presa habrá una revuelta social?
No creo que vaya a haber nada. Lo que sí estamos viendo es un kirchnerismo que es una minoría activa. No es una mayoría en este momento. No veo que vaya a haber un fenómeno de rebelión por un procesamiento de Cristina. Si tuvimos un episodio en torno a Bonafini, me da la impresión que no estuvo hábilmente manejado.
Venimos de 12 años de una forma de manejar el país y hubo un cambio brusco. ¿Como ve lo que viene?
El mundo está cambiando mucho. Tampoco está clara la dirección que está tomando desde el punto de vista político. Donald Trump puede ser presidente electo de Estados Unidos en noviembre, hay elecciones en Francia, donde puede ganar el neofascismo. Tenemos un proceso electoral muy complejo. Antes se solía decir que las elecciones en los países desarrollados no cambiaban nada, porque centroizquierda o centroderecha tenían consensos básicos que eran casi lo mismo. Hoy no es así. Hoy una elección cambia mucho más de lo que cambiaba antes, en ese sentido. El macrismo tiene la posibilidad de abrir un ciclo político diferente. La elección de 2017 va a ser muy importante para terminar esas chances. También hay que ver qué procesos de cambio se dan dentro del peronismo que es la principal fuerza de oposición, porque tampoco los ciclos políticos duran para siempre. El macrismo puede durar 8 o 12 años, pero tarde o temprano la democracia requiere alternancia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora