Una serie de ruidos se escuchan en el agro en el inicio del tan mentado segundo semestre y si bien no destruyen la luna de miel del campo con el Gobierno, encienden luces de alerta. La Federación Agraria Argentina que estaba más cercana al gobierno kirchnerista en el último tramo de la gestión de Cristina Fernández ya amenazó con realizar movilizaciones en las próximas semanas.
Estas medidas de protestas serán decididas en asambleas zonales que realizarán los próximos 16 y 23 de julio los adherentes a la FAA en cada uno de sus 16 distritos, a lo largo de toda la Argentina.
El anuncio se justificó tras una serie de temas que jaquean la agenda negativa agroindustrial y que son quejas que se escuchan en los ámbitos más variados: problemas en la actividad porcina, la situación de las economías regionales, la deplorable situación de la lechería, entre otros.
Un tema que une puntas es el acuerdo logrado por el Gobierno con la multinacional Monsanto para el control de los granos, que quedaría en manos del Estado y le daría a la empresa facultades sin que hayan sido consultadas las distintas partes interesadas, entre ellos, los propios agricultores.
El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, ratificó que este año enviarán al Congreso una ley de semillas porque "la cadena semillera tiene que ser un eje estratégico del desarrollo del país". Aún cuando por su parte, el secretario de Agricultura de la Nación, Ricardo Negri, dijo que fortalecieron el Inase, el Instituto Nacional de Semillas, para el control, las dudas prevalecen porque el abuso de posición dominante de Monsanto no termina de resolverse.
Otros de los tópicos que preocupan son el gasoil y los fletes, que están cada vez más elevados, según los hombres de la Federación Agraria que señalaron que la producción de granos soporta una alta presión tributaria.
También reclaman que se reglamente la Ley de Agricultura Familiar 27.118.
Finalmente, se merece un párrafo el hecho de que la soja tribute el 30 por ciento, pero según un informe de la consultora Economía & Regiones, el Fondo Solidario conocido como Fondo sojero presentó una reducción de sus transferencias a las provincias del 45,3 por ciento respecto a junio de 2015, debido a la menor producción y el retraso en la cosecha por factores climáticos. Señales que marcan turbulencias: pero el campo, con todo, es el principal factor positivo de la economía argentina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora