El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, informó hoy desde Nueva York que "el gobierno sirio estableció control sobre todo Alepo", poco después de sellar un acuerdo con los rebeldes sirios que aún controlaban dos barrios para ser evacuados y terminar las hostilidades en esa localidad.

Churkin también informó que los últimos rebeldes armados sirios que quedaban en la zona ya comenzaron a abandonar la ciudad en "los corredores designados", pese a que fuentes de la oposición armada en Alepo afirmaron a medios internacionales que la evacuación empezaría recién mañana miércoles a la madrugada.

"Según nuestra última información, las acciones militares en Alepo oriental terminaron, así que no hay dudas sobre el cese de fuego o sobre cualquier operación humanitaria especial", agregó Churkin, en referencia a las denuncias de activistas rebeldes sobre presuntas masacres dentro la zona controlada por la oposición y los pedidos desesperados por evacuar a los civiles, de forma segura, junto con los combatientes.

Churkin habló en medio de una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, convocada para tratar la crisis humanitaria dentro de Alepo.
En un primer momento, el diplomático ruso había explicado que la evacuación de los combatientes de los dos barrios que aún quedan en control opositor comenzaría "en cuestión de horas".
Fuentes rebeldes, en cambio, habían informado a la prensa internacional que el plan es que los civiles y los heridos sean evacuados en las próximas horas y, luego, los combatientes con sus armas ligeras.
La evacuación será fiscalizada por dos potencias extranjeras que pelean en Siria: Rusia, aliado incondicional del gobierno de Bashar al Assad, y Turquía, un Estado que permitió el ingreso y egreso de combatientes opositores durante toda la guerra y que hace unos meses invadió el norte del país en conflicto para hacer retroceder a las milicias del Estado Islámico y las sirio-kurdas.
En el marco de la reunión de emergencia en el Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo a los miembros de ese organismo que está informado sobre las negociaciones previas a esta tregua y anunció que el pacto "podría ser inminente".
"Apoyamos estos esfuerzos y estamos listos para ayudar a aplicar y supervisar un acuerdo de este tipo", prometió Ban, quien destacó que en las últimas horas se conocieron "informaciones creíbles" de que muchos civiles fueron asesinados en Alepo por bombardeos y ejecuciones sumarias cometidas por el Ejército sirio y sus milicias aliadas que avanzan sobre la devastada ciudad.
La oposición armada controlaba una parte importante de la ciudad de Alepo desde 2012, apenas un año después del inicio de la guerra, y desde entonces resistía continuos embates del Ejército.
Sin embargo, a partir de mediados de este año, con la instalación de un asedio total, la situación escaló hasta niveles de destrucción y sufrimiento inéditos en este conflicto, que ya lleva más de cinco años y medio y mató a más de 250.000 personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora