La tragedia vuelve a cobrarse nuevas víctimas en la ruta nacional 34, más conocida como "la ruta de la muerte", por la cantidad enorme de accidentes fatales que se registran anualmente en esta vía.
Esta madrugada Rosario de la Frontera fue el centro de la noticia, cuando un colectivo que trasladaba a gendarmes desde Santiago del Estero a San Salvador de Jujuy, reventó un neumático y cayó barranca abajo hacia un río produciendo 42 víctimas.
La peligrosidad de la ruta 34 no es de ahora. Para la mayoría de los automovilistas, es una trama mortal que posee una conformación obsoleta en cuanto a la relación de estructura y el intenso flujo de tránsito que debe soportar. Por esta ruta se mueven miles de camiones y colectivos de larga distancia todos los días. A eso hay que agregarle los autos.

La ruta nacional 34, también carretera general Martín Miguel de Güemes, comienza en Rosario y une cinco provincias: Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy. De una punta a otra, tiene una distancia de 1.488 kilómetros.
Los informes técnicos señalan que se trata de una ruta angosta, que debería transformarse en autovía algo que prometió hace poco tiempo el presidente Mauricio Macri. Por ahora, solo hay trabajos de ampliación en algunos tramos (Rafaela y Sunchales). A pesar de la urgencia, ese plan de obras recién finalizaría dentro de 2 años.
Desde 2014 se constituyó un grupo de Facebook que inició la campaña "Rutas sanas salvan vidas", a través del cual los vecinos de la zona vienen reclamando la "urgente reparación y mantenimiento" del tramo Rosario de la Frontera-General Güemes, una de las zonas más críticas y que se cobra cientos de víctimas.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


Se está leyendo ahora